La dirigencia de Pachakutik cambió de postura, este sábado 25 de junio de 2022, respecto al pedido de destitución del presidente de la República, Guillermo Lasso, formulado por la bancada correísta UNES y que hoy pasará a conocimiento del pleno de la Asamblea Nacional.

Ayer anunciaron que no respaldarían el proceso de muerte cruzada e incluso el primer mandatario agradeció el apoyo anticipado de grupos parlamentarios de la oposición como Izquierda Democrática, el Partido Social Cristiano y una parte de Pachakutik.

Sin embargo, el movimiento político lanzó un comunicado en el que señaló, que “ante la negativa del Gobierno de entablar el diálogo, la iniciativa del uso de armas letales y el ataque de la Policía contra los centros de paz, llamamos a todos nuestros asambleístas a que se respalde el proceso constitucional de destitución amparados en el artículo 130 numeral 2 de la Carta Magna”.

El escrito, suscrito por Marlon Santi, coordinador Nacional de Pachakutik, también agrega: “hemos exigido y mantendremos nuestra voluntad de diálogo para una salida a la crisis, sin embargo hemos recibido represión y muerte, por ello, ratificamos nuestro compromiso con las bases y organizaciones populares”.

Además, hicieron un llamado al fortalecimiento del Parlamento Plurinacional de los Pueblos “como camino adecuado para la construcción de un gobierno popular y participativo”.

Y enfatizaron que, desde el movimiento indígena se exige el cumplimiento de un pliego de diez demandas “que son el espíritu de esta lucha”, entre ellas que se reduzcan y congelen los precios de los combustibles, que se controlen los precios de los productos de primera necesidad, que no se privaticen empresas estatales y que no se amplíe la actividad petrolera y minera en la Amazonía.

La petición de destitución fue realizada ayer por los asambleístas afines al expresidente Rafael Correa, bajo la causal de grave conmoción interna, contemplada en el numeral segundo del artículo 130 de la Constitución de la República.

Luego del debate, el Parlamento tiene 72 horas para votar la continuidad del mandatario, para lo que requiere una mayoría de dos tercios, equivalente a 92 de los 137 asambleístas.

En caso de conseguirlo, el vicepresidente asumiría la Presidencia y el Consejo Nacional Electoral (CNE), en un plazo de siete días tras publicada la resolución, convocaría para una misma fecha a elecciones legislativas y presidenciales anticipadas.

Artículo anteriorEcuador: en plena crisis social, legisladores correístas inician el proceso para destituir a Guillermo Lasso y convocar a nuevas elecciones
Artículo siguienteEl paro sigue mientras la Asamblea debate sobre la destitución de Lasso