Desde que el canadiense Raymond Kohut confesó en Estados Unidos que pagó $ 70 millones en sobornos y comisiones para facilitar los negocios de la multinacional Gunvor con Petroecuador, inversionistas internacionales empezaron a disputarse la mina ecuatoriana Tres Chorreras, donde Kohut tenía una importante inversión.

Son 49 hectáreas con reservas de oro y plata ubicadas en el cantón Pucará, en Azuay. La concesión está a nombre de la compañía ecuatoriana Ryrecuamining Ecuador S. A., filial de la canadiense Atlas Moly Investment Corp. (AMIC), en la cual Kohut era uno de los principales accionistas.

Cuando Estados Unidos inició el proceso judicial contra Kohut en agosto de 2020, este empezó a acaparar acciones de AMIC hasta tener el control de la compañía y transfirió todo el paquete accionario a dos mineros ecuatorianos.

Luego, cuando el caso Gunvor salió a la luz en abril de 2021, un grupo de inversionistas de AMIC se alarmó temiendo que las autoridades judiciales confiscaran la mina y decidió emitir nuevas acciones de AMIC para recuperar el control de la compañía.

Ambos bandos se han lanzado acusaciones. Uno asegura que la transferencia de Kohut a los mineros ecuatorianos no está clara y hablan de un posible testaferrismo. El otro, ligado a Kohut, sostiene que sus detractores les quitaron el control de AMIC aumentando el capital de la compañía de manera irregular.

El primer grupo pretende zanjar el conflicto con una acción de protección interpuesta en Ecuador, que ya fue aceptada en primera instancia y que ahora se encuentra en apelación.

La audiencia por este último recurso se realizó el 10 de mayo pasado y la decisión está en manos de un tribunal de la Corte Provincial del Guayas, compuesto por los jueces José Coéllar Punín, Juan Paredes Fernández y Guillermo Valarezo Coello, que aún no se ha pronunciado.

Mientras ellos resuelven el caso, se han presentado conflictos armados en la mina. Un día después de la audiencia, las Fuerzas Armadas ingresaron al campo y los soldados fueron recibidos a balazos. Al final se incautaron una subametralladora, una carabina y una pistola. Las Fuerzas Armadas publicaron una foto de la mina donde aparece una pared pintada con el mensaje “Somos mafia CTM”.

Al amanecer del lunes de la semana pasada se registraron nuevos enfrentamientos entre grupos armados dentro de la mina. El fiscal de Azuay, Leonardo Amoroso, informó que entre diez y quince personas armadas llegaron al campamento en motocicletas para someter a los guardias y tomar el control de las instalaciones. La Policía contabilizó 28 heridos y 10 desaparecidos.

EL UNIVERSO le solicitó una entrevista a Kohut para este reportaje, pero no hubo respuesta. En Ecuador, él no tiene procesos penales pendientes, pues la Fiscalía no lo ha procesado.

La estrategia de Kohut: Lac Charles S. A.

Óscar Campana Vargas es un abogado quiteño experto en temas petroleros y societarios que ha trabajado por años para Raymond Kohut. Él lleva los trámites de las empresas que el canadiense ha mantenido en Ecuador. Campana contó que, por orden de él, constituyó en 2014 la empresa Ryrecuamining Ecuador S. A., que ahora tiene la concesión de la mina Tres Chorreras.

Kohut tuvo el 99 % de las acciones de Ryrecuamining hasta 2016, cuando las transfirió a la canadiense AMIC. Pero no se deshizo totalmente de ellas, pues una parte de las acciones de AMIC quedaron en manos de otra empresa de Kohut, la panameña Lac Charles S. A.

Lac Charles era el vehículo por el cual Kohut tenía voz y voto para decidir sobre la mina Tres Chorreras. En agosto de 2020, las cosas cambiaron. El 18 de ese mes, el Departamento de Justicia de Estados Unidos ingresó, de manera reservada, una acusación en contra de Kohut en la Corte del distrito este de Nueva York. Lo señalaba de pagar sobornos a funcionarios de Petroecuador para permitir que Gunvor se alzara con el crudo que supuestamente Ecuador les había vendido a las empresas asiáticas Petrochina, Unipec y PTT.

Cuando eso sucedió, Kohut se encontraba en Ecuador. Seis días después de emitida esa acusación, el canadiense firmó un contrato para vender Lac Charles a los mineros ecuatorianos José Carrión Feijoo y Jorge Maldonado Sánchez. El trato se protocolizó en una notaría de Quito.

El contrato señala que, a esa fecha, Lac Chartes tenía el 22 % de las acciones de la canadiense AMIC. También establece que el precio de la venta era de $ 774.550, que debían ser cancelados en tres partes en una cuenta de Kohut en el banco Lombard Odier & Cie, de Bahamas. El límite para realizar el pago vencía el 18 de diciembre de 2020.

Mientras transcurría ese plazo, Kohut estuvo preso en Estados Unidos. La orden de detención se emitió el 21 de septiembre de 2020 y salió libre el 14 de octubre de ese año, pagando una fianza de $ 2,4 millones.

El abogado de Carrión y Maldonado, el doctor Alfonso Zambrano Pasquel, dijo que sus clientes sí pagaron a Kohut por la adquisición de Lac Charles y que luego compraron más acciones de AMIC a otros nueve inversionistas, hasta que completaron el 52,5% del paquete accionario. De ese modo obtuvieron el control de la compañía canadiense.

Según Zambrano, sus clientes invirtieron $ 1,98 millones en la compra de esas acciones.

Como muestra, Zambrano entregó tres contratos fechados en enero de 2021 por los cuales la panameña Lac Charles compró acciones de la canadiense AMIC a otros inversionistas, pero en ellos no aparecen las firmas de Carrión y Maldonado como compradores, sino la de Kohut, en calidad de representante de Lac Charles.

Zambrano también entregó cuatro pagos por la compra de las acciones, realizados entre diciembre de 2020 y febrero de 2021. Los documentos muestran que el dinero salió de una cuenta del Banco General Rumiñahui, perteneciente a la empresa ecuatoriana Extremedsalud S. A., donde ni Carrión ni Maldonado tienen participación.

Esta compañía ofrece servicios de salud y seguridad ocupacional a mineras, petroleras y constructoras. Está domiciliada en la misma oficina donde funciona el estudio jurídico de Campana. Él fue accionista de Extremedsalud hasta mayo de 2021, es decir, fue socio cuando se realizaron los pagos. Hoy todas las acciones de Extremedsalud están en manos de su cuñada.

Campana indicó que Carrión y Maldonado pidieron ayuda a Kohut para adquirir las acciones a otros inversionistas de AMIC, pues ellos no hablan inglés ni tenían los contactos.

Según Campana, la operación se hizo así: Kohut firmó los contratos para adquirir las acciones de AMIC a través de Lac Charles, pues él seguía constando como representante legal en los registros de Panamá; mientras que Carrión y Maldonado transferían el dinero en Ecuador a Extremedsalud para que esta enviara los pagos al exterior a los vendedores.

Extremedsalud envió al exterior unos $ 755.500 entre 2020 y 2021, según los registros del Servicio de Rentas Internas.

Campana afirmó que Carrión y Maldonado se tardaron en pagar la compra de Lac Charles y que por eso ellos se inscribieron oficialmente como accionistas recién el 5 de mayo de 2021.

El abogado de la contraparte, José Acosta Zavala, pone en duda esas transacciones, pues afirma que judicialmente no ha quedado claro cómo se dio el pago por la compra de Lac Charles. “Si una persona adquiere unas acciones de otra persona que está declarado como corrupto confeso, yo creo que podría llegar a entenderse que esa adquisición realmente es testaferrismo”, comentó.

La contraestrategia: 3Cminingecuador S. A.

El 1 de abril de 2021, Kohut pidió que se convoque a una junta general de accionistas de AMIC para elegir nuevos directores de la compañía. Hasta entonces, el caso Gunvor se mantenía en secreto en los Estados Unidos.

La alarma se encendió cinco días después, cuando el caso Gunvor salió a la luz pública, pues Kohut se había declarado culpable de haber sobornado a funcionarios de Petroecuador.

Ese mismo día, el presidente de AMIC, Eric Allen, escribió una comunicación (que está judicializada) a sus dos colegas del directorio alertándoles: “La confiscación de activos de los EE. UU. puede llegar hasta Lac Charles y AMIC (…). Ecuador puede decidir que un delincuente condenado en EE. UU. por soborno de empleados del Gobierno entra en sus normas de confiscación, lo que podría poner en riesgo la seguridad de la tenencia en Tres Chorreras”.

La preocupación crecía también por la posibilidad de que Kohut, como nuevo accionista mayoritario, se nombre a sí mismo director de AMIC. De hecho, Eric Allen había realizado una consulta jurídica al respecto y la respuesta fue que “no hay ninguna norma que prohíba a un delincuente actuar como director”, según dejó sentado en otra comunicación también judicializada.

La estrategia para evitar que Kohut tome el control de AMIC fue aumentar su capital emitiendo nuevas acciones hasta reducir al mínimo la participación de Lac Charles en la junta. En otra comunicación judicializada, Eric Allen indicó que el directorio sí podía emitir nuevas acciones sin necesidad de contar con la aprobación de los accionistas.

Uno de los directores de AMIC, Donald Allen, no estuvo de acuerdo. Él hizo una declaración judicial en Ontario (Canadá), en la que afirmó que recibieron una propuesta de parte del empresario Jaime Gómez Moya el 12 de mayo de 2021, en la que ofrecía comprar 24′500.000 nuevas acciones de AMIC a cambio de las acciones de la compañía ecuatoriana 3Cminingecuador S. A. Con esta operación, la participación de Lac Charles pasaría del 52,5 % al 25,5 %, perdiendo así el control de AMIC.

3Cminingecuador tiene en trámite la concesión de la mina ecuatoriana Tres Chorreras 2, también ubicada en el cantón Pucará. Son 288 hectáreas con reservas de oro, plata y cobre. Esta empresa declaró un patrimonio negativo de menos $ 60.767 en los balances presentados a la Superintendencia de Compañías en los ejercicios 2020 y 2021.

Jaime Gómez reconoció que 3Cminingecuador tenía ese patrimonio negativo, pero aclaró que AMIC también tenía un patrimonio en contra de alrededor de $ 7 millones, pues había entregado ese monto a su subsidiaria en Ecuador, Ryrecuamining, y no lo había recuperado. ”Además, ¿cómo estaba la mina (Tres Chorreras) en ese momento? Invadida. Entonces para nosotros fue un riesgo tremendo”, agregó.

Donald Allen consideró que emitir acciones a espaldas de los inversionistas era antiético. Él abandonó la reunión del directorio de AMIC que se celebró el 1 de junio de 2021. En su ausencia se concretó la venta de las nuevas acciones propuesta por Gómez y, de esta manera, se conformó una nueva mayoría en la junta.

Lac Charles planteó una demanda en la Corte Superior de Justicia de Ontario, en Canadá, para que se anule la emisión y la venta de esas nuevas acciones. Además, Carrión y Maldonado pusieron una denuncia penal por estafa en la Fiscalía ecuatoriana.

Al día siguiente de esa venta se concretó la junta general de accionistas que Kohut había solicitado dos meses antes. La nueva mayoría decidió sacar a Óscar Campana de la gerencia general de Ryrecuamining y poner en su lugar al propio Gómez.

La disputa judicial en Ecuador

El mismo día que Gómez fue nombrado nuevo gerente de Ryrecuamining, Campana realizó un último trámite en Ecuador representando a esta empresa. Suscribió un contrato con la compañía Producción Minera Carrión Promincagold S. A., ligada a José Carrión Feijoo y Jorge Maldonado Sánchez, para que operara la mina Tres Chorreras. También solicitó a la Agencia de Regulación y Control de Energía que inscribiera ese contrato.

De esta manera, aun si Carrión y Maldonado perdían la mayoría accionaria de AMIC, serían ellos quienes explotarían la mina.

Por otra parte, Gómez tuvo trabas para inscribir su nombramiento como nuevo gerente general de Ryrecuamining en la Superintendencia de Compañías. Lo hizo el 11 de junio de 2021, pero Campana se opuso ya que en la resolución de la junta de accionistas de AMIC faltaba la firma de un apoderado en Ecuador. Con ese argumento, Campana logró recuperar el cargo y mantenerse en él un mes más.

Gómez pudo posesionarse nuevamente como gerente recién el 14 de julio de 2021. Entonces denunció a Carrión y Maldonado como invasores de la mina ante la Agencia de Regulación y Control de Energía, y además le pidió que no aceptara ningún trámite iniciado por Campana. A pesar de ello, la Agencia inscribió el contrato con Promincagold.

Frente a ello, Gómez, en representación de Ryrecuamining, demandó a la Agencia a través de una acción de protección. El juez Segundo Tito Álvarez le dio la razón a Gómez y resolvió, entre otras cosas, que la Agencia debe anular la inscripción de ese contrato y asegurar que el demandante ocupe la mina de forma segura.

Sin embargo, la Agencia apeló esta decisión. Este recurso fue apoyado por Carrión, Maldonado y Campana. La decisión del caso ahora está en manos de la Corte Provincial del Guayas. Sea cual sea la decisión, ambas partes ya tienen diseñadas sus estrategias para seguir reclamando el control de la mina.

Mientras los conflictos judiciales se mantienen, ha habido importantes cambios societarios detrás de la mina. Jaime Gómez informó que compró Ryrecuamining a AMIC el pasado 11 de abril. Señaló que las acciones de la empresa ecuatoriana ahora están en manos de la estadounidense 3C Mining Gold Corp., domiciliada en Florida, y que el registro de ese traspaso está en trámite en la Superintendencia de Compañías. Para él, no hay duda sobre quién es el dueño de la mina.

Artículo anteriorAsambleísta Enrríquez vicepresidenta del PARLAMAZ , viaja a Brasil
Artículo siguienteAsambleísta Enrríquez consigue equipos tecnológicos para Zamora Chinchipe