La defensa del exvicepresidente Jorge Glas, preso en la cárcel de Cotopaxi por actos de corrupción, insistió este viernes que una jueza le concediera la unificación de penas que le permitirían acceder a beneficios penitenciarios como el régimen semiabierto.

La audiencia se instaló a las 11:30 en la sala de audiencia 7 del Complejo Judicial de Latacunga, en Cotopaxi y estuvo a cargo de la jueza Diana Ambrosio, quien negó el pedido.

Glas, que compareció mediante videoconferencia, tiene tres condenas por asociación ilícita, cohecho y presunto peculado en los casos Odebrecht, Sobornos y Singue.

Las dos primeras están ejecutoriadas y la tercera está en apelación en la Corte Nacional de Justicia.

Fue precisamente el hecho que la tercera condena no se encuentre ejecutoriada lo que impidió que el año pasado un juez de Latacunga no diera paso al pedido.

El objetivo de la defensa de Glas, que apelará la decisión de la jueza, es que la pena de ocho años por cohecho agravado absorba a la sentencia de seis años por asociación ilícita. Eso le posibilitaría acceder a los beneficios carcelarios para salir libre tras más de cuatro años de estar preso, la mayoría del tiempo en la cárcel de Cotopaxi.

La audiencia de apelación en el caso Singue sigue pendiente. En diciembre no se pudo instalar porque la defensa de Glas no se presentó en la Corte y recibió una multa.

Artículo anteriorEn Zumbi socializan el plan maestro de agua potable y alcantarillado
Artículo siguienteIN MEMORIAM: José Vega Delgado y su inmarcesible legado in urbe nostra