Varios líderes latinoamericanos y del resto del mundo, así como numerosas personalidades, evadieron miles de millones de dólares en paraísos fiscales. Así lo da a conocer una nueva investigación periodística bautizada los «Papeles de Pandora» revelada este domingo.

En ella destaca que 14 de los líderes mundiales implicados siguen en funciones. Tres son presidentes latinoamericanos.

Un año después, las autoridades ambientales de Estados Unidos, que brindaron asistencia técnica a Guatemala, encontraron que la empresa había liberado contaminantes en el río Pasión. La empresa familiar Nacional Agro Industrial SA, conocida como Naisa, no fue imputada.

Naisa le dijo al ICIJ que seguía la ley y no contaminó el río. La denuncia laboral fue resuelta por un panel de arbitraje, dijo la empresa. 

Kong Vielman se negó a responder a preguntas sobre el fideicomiso de Dakota del Sur.

Otro rico latinoamericano que estableció fideicomisos en Dakota del Sur es Guillermo Lasso, un banquero que fue elegido presidente de Ecuador en abril. Los registros filtrados muestran que Lasso transfirió activos a dos fideicomisos en Dakota del Sur en diciembre de 2017, tres meses después de que el parlamento de Ecuador aprobara una ley que prohíbe a los funcionarios públicos mantener activos en paraísos fiscales.   Los registros muestran que Lasso trasladó dos empresas offshore a los fideicomisos de Dakota del Sur desde dos fundaciones secretas en Panamá.

Lasso dijo que su uso anterior de entidades extraterritoriales era «legal y legítimo». Lasso dijo que cumple con la ley ecuatoriana.

Los fideicomisos establecidos en Dakota del Sur y muchos otros estados de EE. UU. Permanecen ocultos en el secreto, a pesar de la promulgación este año de la Ley de Transparencia Corporativa federal, que dificulta que los propietarios de ciertos tipos de empresas oculten sus identidades.

No se espera que la ley se aplique a los fideicomisos populares entre los ciudadanos no estadounidenses. Otra exención flagrante, dicen los expertos en delitos financieros, es que muchos abogados que establecen fideicomisos y empresas fantasma no tienen la obligación de examinar las fuentes del patrimonio de sus clientes.

«Claramente, Estados Unidos es una gran, gran laguna en el mundo», dijo Yehuda Shaffer, exjefe de la unidad de inteligencia financiera israelí. «Estados Unidos está criticando al resto del mundo, pero en su propio patio trasero, este es un problema muy, muy serio».

Artículo anteriorNueva reina de Zamora agradeció a la ciudadanía Zamorana
Artículo siguienteQuince comunidades recibirán conexión a internet en Zamora Chinchipe