La semana cumbre llegó. Con la concentración de la selección ecuatoriana de atletismo, desde el viernes 8 de octubre, en las instalaciones de un hotel del centro de Guayaquil se empezó a vivir el Campeonato Sudamericano Sub-23, que se disputará en Guayaquil este fin de semana, entre el 16 y 17 de octubre, con el estadio Alberto Spencer como sede oficial.

A mediados de semana está prevista la llegada de las siete delegaciones extranjeras participantes. Con Ecuador, se totalizarán 228 deportistas de la categoría, entre damas y varones.

De acuerdo con la Federación Ecuatoriana de Atletismo, organizadora del torneo, el equipo dueño de casa estará integrado por 63 tricolores, entre ellos 31 damas y 32 varones, siendo este el segundo equipo más nutrido después de Brasil que llega con 79 deportistas (41 varones y 38 mujeres). Las otras selecciones son Argentina (17), Chile (29), Colombia (29), Paraguay (4), Uruguay (6) y Venezuela (1).

En el equipo nacional destacará la participación de los atletas clasificados a Juegos Olímpicos como la marchista Glenda Morejón y la velocista Anahí Suárez, así como la atleta paralímpica Kiara Rodríguez, quienes tienen grandes expectativas de medalla. Sin dejar de lado a otras jóvenes figuras como Anderson Marquínez, entre otros.

Ecuador, que ya fue sede del Campeonato Sudamericano absoluto en esta temporada, entró en consideración para albergar la cita internacional por su buena organización y las renovadas instalaciones y la nueva pista atlética Jacobo Bucaram.

En la última reunión de Atletismo Sudamericano, a mediados de junio, se hizo el anuncio oficial de Guayaquil como sede después de que Guyana tuviera que declinar la organización, que asumió entonces la Federación Ecuatoriana.

Esta será la novena edición del torneo, surgido en 2004, y la segunda consecutiva en que Ecuador lo acoge. Antes, ya lo organizó en 2018, en Cuenca.

VIAExpreso
Artículo anterior«El asambleísta Salvador Quishpe, tiene una auténtica industria de glosas» Fernando Villavicencio
Artículo siguienteGalápagos y Pichincha, muy cerca de alcanzar la inmunidad de rebaño