Debutar en clubes de primera del Ecuador, y también en las grandes ligas de otros continentes, es el sueño que mantiene Rubier Sevillano, un futbolista de 11 años del cantón Yantzaza, que se ha destacado a nivel local, y que hoy ha sido seleccionado para formar parte de las escuadras formativas de Liga Deportiva Universitaria de Quito (LDUQ).

Su despegue inició en las escuelas deportivas de fútbol que implementó el Gobierno Municipal de Yantzaza, donde en sus primeras ediciones, se destacó como delantero, carrilero y hasta llegó a ser goleador de estos certámenes. Con el pasar de los años fue perfeccionándose también en las escuelas particulares de la provincia, donde cumplió destacables participaciones.

En julio del presente año, gracias a un acuerdo entre Liga de Quito y las escuelas municipales de este cantón, arribó a Yantzaza el scouting (cazador de talentos) de la escuadra alba, Richard Reascos, para observar y seleccionar a los mejores elementos de varias categorías formativas de la academia municipal.

De esta vitrina, resultó seleccionado Rubier, quien, junto a otros compañeros del Valle de las Luciérnagas, se trasladó en el mes de agosto hasta las escuelas de fútbol de Liga en el sector de Pomasqui, al norte de la capital. Luego de las pruebas realizadas aquí, resultó elegido para formar parte de la categoría formativa sub 12 del cuadro azucena.

Sus primeras escaramuzas en el “rey de los deportes” las dio a los tres años de edad, nos cuenta su padre Rubier Sevillano (llevan el mismo nombre). “Es un niño muy seguidor del fútbol. Nunca lo hemos presionado para que se incline por un deporte, ha sido con su propia voluntad. Cuando hizo las pruebas no imaginé que iba a ser seleccionado. Lo han recibido muy bien en Liga, y lo vamos a apoyar y darle todas las facilidades para que pueda adaptarse y desarrollar su talento en la capital”, sostuvo.

Rubier tiene como referente a Antonio Valencia, y su meta es debutar en el plantel principal de Liga de Quito, ser considerado en la selección tricolor de mayores, y algún día jugar para el Real Madrid. Hoy se encuentra en Yantzaza, cumpliendo unos días libres, y en los próximos días regresará a la capital para vincularse a su nuevo equipo.  

Artículo anteriorCaminó con su perrita desde Ecuador a Venezuela: la historia de Albert Caballero
Artículo siguienteLa guayusa sale a cotizar en la Bolsa de Valores de Quito