Un grupo de al menos 20 migrantes oriundos de Cuenca, Sígsig y Girón, de la provincia de Azuay, y de Gualaquiza, provincia de Morona Santiago, fue retenido a finales de julio ilegalmente por desconocidos en México.

Familiares de algunos de los compatriotas lo denunciaron y esperan la asistencia de las autoridades de Ecuador, pues lo único que conocen es que están en una casa en Ciudad Juárez. Este último fin de semana tres fueron liberados y otro logró escapar.

Ellos contaron lo ocurrido a sus familias y a las de algunos de los otros viajeros, que se quedaron en poder de los secuestradores.

Asimismo, los captores se han comunicado con algunos de los familiares que están en Ecuador para pedirles que paguen entre 2.500 y 4.000 dólares.

Ofrecen ayudarles a cruzar la frontera a Estados Unidos (EE.UU). Según María J., de Gualaquiza, prima de uno de los compatriotas, este salió desde Ecuador el 1 de julio a México. Estuvo ocho días en la zona fronteriza, en Laredo, y de allí partió a Nuevo México, en EE.UU.

“Junto a otros lograron cruzar a los Estados Unidos y estaban esperando (en Albuquerque) a que les hagan el levantón como dicen allá, pero les cogió la migración y les deportaron a Ciudad Juárez…”, relató.

Contó que de allí acudieron a un hotel para descansar, pero fueron sacados por desconocidos quienes los transportaron hasta una vivienda que estaba convertida en bodega donde también estaban otros migrantes.

Tras conversaciones con los captores logró que lo liberaran y actualmente permanece en México. Espera que la coyotera a la que le pagaron para que lo lleve a EE.UU., aparezca.

Julia C., de Girón, esposa de otro de los migrantes que fue liberado, contó que tuvieron que pagar 3.500 dólares para que lo dejen en libertad el último viernes. Él salió de Ecuador el 5 de julio.

Llegó a México y desde allí cruzó la frontera el 20 de julio escondido en un camión, pero fue descubierto por agentes de una patrulla fronteriza durante un control. Lo regresaron a Ciudad Juárez.

“Cuando le regresaron dijo que unos señores le dijeron que ellos eran coyotes también y que podían ayudarle a pasar el muro por otro lado y que cuando esté allá pague 3.000 dólares…”, dijo la mujer.

Y acotó: “entonces mi esposo se fue con esos señores y le metieron en una casa donde le quitaron el celular y le dijeron que pague para que pueda salir, sino que iban a entregarle a los carteles de las drogas…”.

Coyotes

Familiares de ambos contaron que pactaron el viaje desde Ecuador a EE.UU., por cerca de 15.000 dólares. Pagaron la mitad para cerrar el acuerdo. La otra parte debían cancelar al llegar a EE.UU.

“Ahora sería bueno que las autoridades ayuden al resto de ecuatorianos que se quedaron secuestrados, porque según mi esposo algunos no tenían para pagar y estaban muy asustados…”, dijo. (CSM)-(I)

MUERTE DE MIGRANTE

Kevin Andrés Lucero, de 19 años, migrante de Cuzay, en Bullcay, del cantón Gualaceo, en la provincia de Azuay, murió el último fin de semana en la frontera entre México y Estados Unidos (EE.UU).

Viajaba junto con otro hermano, quien fue detenido por las autoridades de migración. Ahora los familiares esperan la asistencia del Gobierno Nacional para la repatriación del cadáver.

No se conocen con precisión las causas del fallecimiento del joven compatriota, pues a sus allegados les dijeron que sufrió un quebrando en su salud y quedó inconsciente. Tenían previsto reunirse con sus padres, que residen en el país del norte.

VIAEl Mercurio
Artículo anteriorProtestas sindicales contra precios de los combustibles suman apoyo
Artículo siguienteDeportistas de atletismo de Loja realizan topes de preparación en Zamora