Milton Giovanny Quezada salió de Ecuador el pasado 16 de Febrero, con la ilusión de llegar hasta los Estados Unidos, en busca de un mejor porvenir para su familia, conformada por su esposa y sus dos hijos de 18 y 13 años de edad.

Como muchos de los migrantes que desafían a diario las fronteras, Milton se valió de “coyotes” para iniciar una travesía desde Cuenca, Ecuador.

Atrás dejó su natal Nabón, en la provincia de Azuay, para sumar kilómetros, hasta llegar a Chihuahua, con el propósito de cruzar la frontera a través del estado de Nuevo México. Pero en el recorrido algo salió mal y el viajero de 39 años, murió sin haber cumplido su propósito.

“Lo que cuentan los otros viajeros, es que no saben exactamente qué fue lo que pasó, pero al llegar al muro él cayó desde la parte más alta al piso”, dice Patricio Patiño, sobrino de Milton y quien esperaba recibirlo en Southampton.

“Cuando los demás pudieron pasar, trataron de auxiliarlo, pero ya era demasiado tarde, porque estaba convulsionando”.
Cuenta Patricio que los compañeros de travesía de su tío, hicieron una fogata, antes de abandonar la escena, con la esperanza de que la patrulla fronteriza encontrara el cuerpo y pudiera devolvérselo a sus familiares.
Así fue como los seres queridos de Milton, en Southampton y Connecticut se enteraron de que las cosas no habían salido como lo planearon.

“Ellos no podían hacer nada por él, porque en la caída sufrió fracturas en los pies, en la columna, aunque hubieran querido no hubieran podido ayudarlo. Por eso optaron por hacer una fogata”, dijo Patricio.

Los agentes fronterizos llevaron el cuerpo de Milton a un laboratorio forense de Albuquerque, Nuevo México, donde está desde entonces, a la espera de que sus seres queridos lo reclamen para repatriarlo a Ecuador o darle sagrada sepultura.

“Mi tía me envió un mail donde le dicen que lo que tenemos que hacer es contactar una funeraria que expida un acta de defunción para poder sacar el cuerpo y enviarlo a Ecuador”, asegura Patiño.

La tarea no es tan fácil porque de acuerdo con las primeras averiguaciones que han hecho con funerarias de Nuevo México, sólo el acta de defunción, tendría un valor de 4 mil dólares. Dinero que la familia no tiene, ya que en este momento afrontan una deuda de 17 mil dólares, que adquirió Milton con un banco, para financiar el viaje desde Ecuador.

Usted puede ayudar a que su cuerpo, retorne a su tierra natal, también necesitan dinero para cubrir los gastos de repatriación y el sepelio.

“Queremos cumplir la última voluntad de mi tío, ya que en el viaje le dijo a sus compañeros que si algo le pasaba, que por favor no lo dejaran aquí sino que lo llevaran a Ecuador para que mi tía le diera sagrada sepultura”, asegura Patricio.
Atendemos en Azuay y Morona Santiago.

Los familiares y amigos de Milton , residentes en nuestra área , decidieron iniciar una campaña de recolección de fondos a través de GoFundMe, con el propósito de apelar a la gente buen corazón para que les ayuden con donativos y de esta manera reunir el dinero necesario para traer el cuerpo desde Albuquerque y luego enviarlo de regreso a su tierra.

“Yo creo que mi tía hasta ahora sigue en shock. Sería una forma de darle un poco de consuelo, que pueda verlo por última vez”, segura el sobrino de Milton.

Cualquier aporte, por pequeño que parezca, será de gran ayuda para esta familia, en estos momentos de prueba