En el primer fin de semana de confinamiento, la mayoría de los lojanos, zamoranos y azuayos acató las medidas restrictivas impuestas dentro del estado de excepción. Pero también hubo unos pocos sancionados por fiestas clandestinas, libar en espacios públicos y circular en los días no permitidos.

El sábado 24 y domingo 25 de abril del 2021, las ciudades permanecieron casi vacías de personas y vehículos. Las entidades de control realizaban operativos en el día y se reforzaban en las noches en más sitios, con el apoyo de militares.

En total, en la provincia de Loja se realizaron 233 operativos con la participación de policías, militares, agentes de tránsito y comisarios. Hubo 38 personas detenidas, 35 de ellas por violar el Decreto Ejecutivo 1291 que establece la obligatoriedad de no salir de sus casas.

La Policía interrumpió cuatro fiestas clandestinas y reuniones familiares en la provincia. Una de ellas fue en Catamayo donde ocho personas, en estado de embriaguez, fueron detenidas. También se decomisó gran cantidad de bebidas alcohólicas.

Los infractores serán procesados por infringir el Artículo 282 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) que hace referencia al incumplimiento de decisiones legítimas de autoridad competente, y establece una pena privativa de libertad de uno a tres años. Asimismo, se retuvo a 15 vehículos por no poseer placa o ser conducidos por personas en estado etílico, dijo Paúl Aguilar, jefe de la Unidad de Control Operativa del Municipio de Loja.

En la provincia de Zamora Chinchipe, los uniformados interrumpieron una reunión familiar en Nangaritza y clausuraron seis canchas deportivas en los cantones de El Pangui y Yantzaza. En estos espacios se encontró a personas haciendo deportes y libando.

En Yantzaza también se interrumpió un evento religioso y un velatorio que no cumplía con el aforo permitido. En Yacuambi se suspendieron tres eventos y se decomisó 208 litros de licor artesanal; y en Zamora 15 personas fueron retiradas de espacios públicos.

En Chinchipe y El Pangui cinco personas fueron sancionadas por no usar la mascarilla en espacios púbicos. Según el intendente de la provincia, José Luzuriaga, en términos generales el comportamiento de la mayoría de las personas ha sido positivo “porque se quedaron en sus casas”.

Pero aclaró que los controles se mantendrán todos los días y se reforzarán los fines de semana. La Policía también realizó perifoneo en los barrios sobre las recomendaciones de quedarse en casa para evitar el contacto con otras personas y los contagios de covid-19.

Mientras tanto, en Azuay, la Intendencia de Policía anunció el inicio de un proceso penal en contra del locutor que animó y transmitió en vivo un bautizo en la parroquia cuencana de Quingeo, la noche del viernes 23 de abril, en pleno estado de excepción.

Allí, Bryam L. coreaba frases como “viva el covid” o “la fiesta dura hasta que llegue la Policía”. Para el intendente Jorge Cabrera, la conducta del animador es de una persona indolente y burlesca, ante el dolor de las personas que enfrentan la enfermedad.