El ciudadano al que se le ha detectado la variante brasileña del virus de la COVID-19 estuvo en una «fiesta clandestina» con otras 90 personas el pasado 18 de marzo en Loja, en la que hubo «ciudadanos brasileños».

Así lo confirmó este 14 de abril el ministro de Salud, Camilo Salinas, tras un evento de vacunación realizado en la ESPOL.»Se ha documentado cómo y de dónde proviene.

Estuvo el 18 de marzo en una boda clandestina. Ya está trabajando el equipo del Ministerio de Gobierno y de la Gobernación de Loja para determinar quién dio la autorización de este hotel donde estuvieron cerca de 90 personas y de acuerdo a la información del listado que tenemos existieron personas y ciudadanos brasileños que ingresaron a esta boda clandestina», afirmó Salinas.

El ciudadano, que vive en el cantón Yantzaza, en Zamora Chinchipe, está internado en una unidad de cuidados intensivos del hospital del IESS de Loja y su pronóstico es reservado.

El ministro señaló que ya tienen a todas las 90 personas identificadas y que son parte del cerco epidemiológico junto a los familiares cercanos del paciente.

«El 18 estuvo en la boda, regresó de Loja a Zamora de nuevo, y estuvo en contacto con los padres, ellos están estables, asintomáticos. Estamos haciendo la búsqueda de casos de manera activa», señaló. El recorrido fue Yantzaza, Loja, Yantzaza.

El Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco de Quito ya recibió otras 10 muestras para hacer la secuenciación del virus y determinar si tienen o no la variante de Brasil.

«Recuerden que esta variante P1 tiene alto porcentaje de transmisibilidad. Es decir, si en el virus normal teníamos de 2 a 3 casos, este tiene de 5 a 6. Que puede ser más complicada, sí, porque es una variante nueva. Si no nos protegemos, que es lo más importante, puede ser mortal», agregó el ministro de Salud.