La Empresa Pública Agropecuaria AGROPZACHIN E.P, construyó un vivero agroforestal en la comunidad Napurak de la parroquia La Paz, ubicada en el cantón Yacuambi. Aquí gracias a un convenio con el Gobierno Parroquial local, se cultivan e injertan plantas cítricas y frutales cómo naranja, guanábana, aguacate, cacao entre otras.

Hasta la fecha son beneficiadas alrededor de 50 familias de la zona que se dedican a la agricultura. Según indicó Antonio Quezada, técnico responsable del asesoramiento en este cantón, el apoyo es significativo puesto que estas plantas una vez cuidadas e injertadas son entregadas de forma gratuita a quienes participan del proyecto, ahorrando así entre 3 y 4 dólares que cuesta una planta en el mercado.

Además, el técnico aseguró que en este proyecto tienen proyección de implementar nuevas especies para fortalecer el agro de los finqueros que viven en la parroquia. Para encaminar esta labor, los técnicos de AGROPZACHIN E.P, visitan dos veces por semana a la comunidad, para de forma conjunta trabajar y dar mantenimiento al vivero.

Aida Sarango, es la presidenta de La Paz, dijo que con la Prefectura se vienen ejecutando importantes convenios, y el tema productivo es lo primordial, “en estos días estamos entregando alrededor de 1.000 plantas de naranja, y estamos contentos de poder servir y fomentar la agricultura en nuestra parroquia”, dijo. También agradeció a AGROPZACHIN E.P., por el constante apoyo técnico que entregan.

Otro de los apoyos que se entrega desde la entidad provincial a través de ARGOPZACHIN E.P, es la dotación de abonos e insumos orgánicos para fortalecer el trabajo de los viveristas, así como la asistencia técnica permanente, pues desde esta administración dos técnicos agrónomos atienden al cantón Yacuambi, reafirmando el compromiso que tiene el Prefecto Cléver Jiménez de regresar la mirada al campo.

Aida Sarango, presidenta de La Paz

Artículo anterior17.728 maestros de Loja, El Oro y Zamora Chinchipe serán vacunados
Artículo siguiente«Exigimos al Banco de Desarrollo los pagos pendientes al cantón Yantzaza» Martín Jiménez