Este lunes, 8 de marzo, la Policía informó que hay tres detenidos por el rapto y el asesinato confeso de Anthony Mejía, de 7 años, desaparecido el mediodía del domingo en el Plan de Vivienda Casa para Todos «Auraluz», en el sector Carmen Alto, en el cantón El Carmen, provincia de Manabí.

El hecho se habría dado porque la mamá del niño no quería regresar con su expareja (padrastro del niño).

La información policial detalla que el menor se habría ido con el exconviviente de su progenitora, debido a la cercanía de ambos. El hombre retiró al niño de su casa, acompañado de dos cómplices.

Una vez que se reportó la desaparición se logró identificar a los implicados en el secuestro, gracias a las imágenes de una cámara de vigilancia.

Debido a esto, los vecinos salieron a buscar al protagonista del rapto y luego a sus cómplices, quienes confesaron que el pequeño fue asfixiado mientras le tapaban la boca con fuerza en un intento por callar sus gritos de auxilio.

Los dos hombres también detallaron que el cuerpo del menor fue dejado en un estero, por lo que la Policía realiza trabajos de búsqueda, ya que debido a las lluvias el nivel del agua habría subido y arrastrado el cadáver del pequeño Anthony.

Uno de los asesinos narró, sin remordimientos, como raptaron y mataron a Anthony, un niño de 7 años. No sé qué me pasó, lo maté y tiré el cuerpo al río, dijo uno de los asesinos