Yantzaza, a más de ser conocida como la capital comercial, económica y productiva de la provincia de Zamora Chinchipe, también se destaca por su riqueza gastronómica, platos típicos aclamados por propios y visitantes.

Las alternativas gastronómicas que ofrece el “Valle de las Luciérnagas”, son variadas, se puede degustar de las ancas de rana, ya sean apanadas, fritas, a la plancha o al ajillo, las cuales van acompañadas de arroz, patacones, papas fritas y ensalada; plato apetecido de manera especial por turistas.

La tilapia, se la puede encontrar en distintas presentaciones como frita, al ajillo, y en salsa de camarones, siendo un plato representativo de la localidad, casi siempre va acompañada de arroz, patacones y una buena ensalada, gracias a que su carne es baja en grasa y contiene proteínas, vitamina B, calcio y fósforo.

El caldo de gallina criolla, es un plato tradicional del cantón y la provincia, según los yantzacenses es el plato idóneo para reponerse del “chuchaqui”, se lo sirve caliente, acompañado con yuca, cebolla blanca, orégano, ajo y cilantro.

Otras costumbres
Yantzaza al ser un cantón compuesto por varias culturas, los Kichwa Saraguro cuentan con su gastronomía propia, entre los platos más sobresalientes está el pinchi micuna o comida comunitaria, se prepara los alimentos con productos de sus cosechas, se basa en compartir y comer entre todos; y, se lo realiza en agradecimiento a la madre tierra por bendecir sus productos.

Los productos utilizados son queso, pan, mote, gallina, cuy asado, papa china, molo, yuca, plátano, porotos, quesillo, entre otros; los cuales se los coloca estratégicamente sobre una mesa cubierta con un mantel blanco, en medio de la misma se forma una cruz con el mote y alrededor se colocan los demás alimentos; luego, la persona que preside la fiesta es la encargada de servirlos respetando un orden jerárquico.

Otro de los recursos gastronómicos son las tortillas de maíz, hechas con masa de maíz en forma circular, aplanadas y rellenas de queso; se las pone en un tiesto hasta obtener el cocido idóneo, por lo general va acompañado de café; de la misma manera, la miel con quesillo, es uno de los postres más apetecidos.

Entre las bebidas, consta la chicha de jora, elaborada a base de maíz germinado, bebida utilizada desde la época preincaica como algo sagrado, elaborada de manera exclusiva para actos ceremoniales y fiestas de todas las culturas prehispánicas. Es considerado como una cerveza artesanal de maíz, porque para poder prepararla se requiere “maltear el grano” y posteriormente fermentarla y en algunas ocasiones se le agrega un porcentaje de alcohol.

La gastronomía Shuar es muy aclamada en el cantón, los ayampacos es uno de los primeros platos amazónicos que se ofertan, se lo puede adquirir principalmente en San Juan de Chicaña; Nankais, Numbaime y Los Encuentros.

Amada Antuash, quien tiene 52 años de edad y es de la parroquia Chicaña, cuenta que este plato lo viene ofreciendo a los comensales desde hace tres años, cuya acogida ha sido significativa, ella lo prepara en hojas de bijao la cual es una planta silvestre de hoja grande ovalada; los productos cortados en pedazos son puestos en la hoja, la cual es cerrada cuidadosamente y colocada a la brasa o en una olla al vapor para su cocción durante 20 minutos aproximadamente, se sirve en la misma hoja acompañada de palmito, yuca, plátano o papa china.

Por otra parte, la chicha, es una bebida digna de degustar, la tradición dice que los hombres Shuar no salen al bosque o a sus faenas diarias sin tomarla, comentan que solo con este único alimento trabajan, caminan o cazan hasta el mediodía, cuando la beben otra vez. Cabe mencionar que la chicha es una bebida que se ofrece a los visitantes al llegar a estas comunidades.

Los chontacuros o más conocidos como gusanos de la chonta, son parte de la dieta alimenticia de los indígenas amazónicos, ya que es considerado como alimento de alto contenido proteínico por su grasa natural. Existen diferentes formas de prepararlos ya sean en pinchos asados en carbón, como maitos envueltos en hojas de la selva o fritos.

La exquisita gastronomía de Yantzaza sin duda es una combinación de sabores y saberes que satisfacen hasta los paladares más exigentes.