“Mantenerme limpio es ser responsable y productivo para mi familia y la sociedad”, es el mensaje que destaca Ángel Morocho, un ex residente del Centro de Rehabilitación Cristo Redentor, quien como parte del tratamiento post internamiento recibe el seguimiento social y terapéutico en Yacuambi, por parte del equipo técnico de este proyecto que lo ejecuta la Prefectura de Zamora Chinchipe.

La historia de Ángel, es similar a decenas de casos más en la provincia, él ingresó en el 2018 a la clínica para rehabilitarse, y hoy desde la sobriedad manifiesta haber encontrado la tranquilidad, dice que la  recuperación es un camino espiritual y que gracias a Cristo Redentor encontró una esperanza para salir de la adicción al alcohol. “El equipo técnico tiene muy claro el proceso de recuperación una vez que salimos del centro”, enfatizó.

Otro ex usuario visitado en el cantón Yacuambi, fue Jaime Medina, quien desde el 2007 está rehabilitándose, dice que Cristo Redentor le cambió la vida, “hoy me siento agradecido con Dios por haberme dado la oportunidad de rehabilitarme, el alcohol me trajo varios problemas”, comenta, al tiempo que pide a las autoridades continuar con este proyecto social.

Las visitas domiciliarias son realizadas por el equipo de Trabajo Social y de Terapias, para constatar cómo los ex residentes van llevando su tratamiento y cómo se encuentra su re inserción en la familia y en la sociedad. En ese sentido la coordinadora del centro, Karolyn Zuñiga, informó que existe una planificación mensual que les permite llegar a todos los cantones con este trabajo.

En la actualidad el centro de Rehabilitación cuenta con 15 pacientes en internamiento, y existen cupos para quienes buscan recuperarse de adicciones como el alcohol y drogas. Los requisitos son sencillos, pero lo principal es la voluntad, así lo indicó la coordinadora de Cristo Redentor. Si buscan mayor información sobre el servicio social pueden comunicarse al 2606186.

Dato

El tratamiento es de tres meses y es gratuito. El centro está ubicado en Zamora.