Siete niñas y adolescentes, una de ellas con discapacidad, fueron rescatadas la madrugada de este domingo en el cantón Puerto Quito, en la provincia de Pichincha, en el operativo denominado “Rescate Querubín” que se realizó en cuatro cantones.

La Fiscalía General del Estado tiene ocho investigaciones abiertas contra familiares de las menores, allegados y vecinos que las habrían violado de manera sistemática.

Ocho adultos fueron detenidos, entre ellos una mujer e incluso un funcionario público, indicó en un tuit la Fiscalía. Además, un adolescente de 17 años fue aislado también sospechoso de los abusos cometidos a las niñas.

La Fiscalía informó que a las niñas rescatadas se les practicarán exámenes médico-legales y que serán cuidadas en casas de acogida.

Pero ¿cómo se conoció esta situación?

La investigación arrancó el 12 de enero luego de que se rescatara a una mujer que desde hace nueve años era retenida contra su voluntad por su padrastro, también en Puerto Quito, y que producto de las violaciones constantes había tenido tres hijos.

La Fiscalía el mes pasado formuló cargos contra Manuel de Jesús G. D., de 44 años, por secuestro y violación. Además llevó a la joven y a sus tres hijos a un lugar seguro.

Y ella empezó a hablar sobre los abusos y amenazas a las que han sido sometidas varias niñas y adolescentes de la comunidad.

Una situación que se había vuelto “normal”, pues hasta la madre de la primera víctima conocía la situación y nunca denunció al agresor.

El fiscal del cantón Puerto Quito, Francisco Vega, empezó a indagar entonces y ayer dijo tras las detenciones que las menores rescatadas habían sido sometidas a agresiones sexuales violentas con fuerza y que fueron intimidadas con armas de fuego.

Los allanamientos de ayer se realizaron de forma simultánea en Sucumbíos, Santo Domingo de los Tsáchilas y Esmeraldas.

Oswaldo Daniel G.Z., de 38 años; Adalberto F.C., de 49 años; Moisés Juan V.O., de 42 años; Ángel Manuel B.S., de 49 años y Blanca Amparo G.G. de 45 años, fueron detenidos en Puerto Quito.

Jaime Orlando O. M., de 33 años y Lisandro Leonado. E. F., de 33 años, fueron detenidos en Esmeraldas; mientras que Víctor Germán V. C. y 31 años fue capturado en Lagos Agrio y el menor de 17 años Michael Roger L. B. fue aislado en Santo Domingo de los Tsáchilas.

La Fiscalía informó que los detenidos no tienen nexo entre sí y que tampoco se trataría de una banda organizada.

La Policía detalló que de los nueve sospechosos capturados en este mega operativo, el 80% comparten línea directa de consanguinidad con sus víctimas, es decir, son padres, hermanos o tíos; el 20% restante mantienen línea de afinidad: cuñados o vecinos.

Además se detalló que una menor de 17 años, con 75% de discapacidad física y 60% intelectual, era violada por su padre y hermano.

Otras dos niñas, de 12 y 7 años, eran abusadas sexualmente por su padre y también vendidas a los vecinos.

Los agentes detallan que otra víctima de 12 años era violentada sexualmente por su padre, un funcionario de la Judicatura de Puerto Quito, quien, con amenazas, la obligaba a guardar silencio a cambio de no atentar contra la vida de su madre.

También se allanó una casa del recinto San Francisco de la Caoni. Seis niños, niñas y adolescentes dormían en una casa de caña, mientras sus padres estaban en otro domicilio, a unos cinco minutos.

Los niños, hermanos entre sí, estaban a cargo de la mayor, una joven de 18 años. La Junta Cantonal de Derechos de Puerto Quito y otros organismos especializados ubicaron a todos en una casa de acogida, mientras sus padres fueron detenidos por abuso.

En los allanamientos ejecutados se levantaron cinco armas de fuego.

VIAEl Universo
Artículo anteriorObras son planificadas en San Carlos de las Minas
Artículo siguienteFiscalía procesa a detenido por el presunto femicidio de su pareja en Zamora Chinchipe