Aunque no hay resultados definitivos, tanto el Alcalde de Cuenca, como los representantes de la minería han reconocido la situación.

“Es seguro que en unas décadas más, los habitantes de nuestro cantón recordarán que un 7 de febrero de 2021, de forma unida, los padres, los abuelos, acudieron a las urnas y en una sola voz decidieron defender uno de los recursos más valiosos como es el agua”, afirmó el alcalde de Cuenca, Pedro Palacios.

Según datos preliminares, el sí triunfó con más del 80% en la consulta popular realizada en Cuenca. Ese resultado establece la prohibición a las actividades mineras a gran escala en las zonas de recarga hídrica de los ríos Tarqui, Yanuncay, Tomebamba, Machángara y Norcay.

El Concejo Cantonal de Cuenca impulsó el proceso, el cual luego fue aprobado por la Corte Constitucional, en septiembre de 2020. Según Palacios una vez que sean oficializados los datos, el Ministerio del Ambiente deberá validar la georeferenciación de esas cinco zonas de recarga hídrica, que delimitó la Empresa Municipal Etapa. Posteriormente, el Concejo deberá incorporarlas al Plan de Ordenamiento Territorial. Es decir, ratificar donde no se podría realizar las actividades mineras.

Se tiene previsto que el primer debate de ese plan se realice en abril o mayo y el segundo sería en junio o julio.

El trabajo sigue

Por su parte, el presidente de la Cámara de Minería de Azuay, Patricio Vargas, admitió la derrota, pero recordó que la consulta no tiene efecto retroactivo, por lo que no puede afectar a proyectos en marcha como Loma Larga. Además, agregó que el Municipio no puede extralimitar sus competencias.

“No puede arrogarse funciones que no las tiene. No puede decidir la paralización de actividades mineras, que ya estaban operativas”, acotó.

El alcalde Palacios recalcó, en este sentido, que sus asesores jurídicos han ratificado que no se trata de una reversión de concesiones y “de hecho hay partes o sitios de concesiones que estarían fuera de las zonas de recarga hídrica, por lo tanto, si allí hay yacimientos podrían explotarlos”.

Sin embargo, insistió que la consulta es clara porque se establece la prohibición de la explotación y, en la actualidad, ningún proyecto está en esa fase, sino en exploración. Según él, Loma Larga, por ejemplo, al no estar en explotación no podría pasar a esa fase en las zonas delimitadas por la consulta. El Alcalde cuencano dijo que en el caso de existir dudas se harán consultas a la Corte Constitucional.