La tarde de este domingo 28 de febrero del 2021, las Fuerzas Armadas y la Policía desplegaron un operativo de control en el Centro de Rehabilitación Social de Turi.

Según la Gobernación del Azuay, se trata de un operativo planificado, en el que participan 1.042 servidores policiales y 400 militares.

«Queremos recalcar que no existen incidentes dentro del CPL Azuay, ni tampoco existen detonaciones, es un operativo que ya se ha planificado con anticipación», informó el departamento de Comunicación de la Gobernación tras la difusión de mensajes en las redes sociales.

Durante el operativo se escucharon sirenas en los alrededores de la cárcel y dos helicópteros de las Fuerzas Armadas sobrevuelan el perímetro.

Además, en la mañana, los presos de este centro carcelario entregaron de forma voluntaria armas de fuego, armas blancas de fabricación artesanal y celulares.

A través de un vocero, los privados de la libertad hicieron un llamado a la paz. Aclararon que los responsables de los hechos ocurridos durante la semana ahí son «personas sin escrúpulos que quieren manipular a todos y extorsionarnos».

Además el vocero les dijo a todos los presos que el enemigo no son ellos sino el régimen que quieren imponerles. En el final del mensaje solicitaron a las autoridades del SNAI que «no se realicen traslados obligados a ningún compañero con el fin de precautelar la integridad física y la vida de nuestros compañeros privados de libertad del Turi».

Ante esto, el director de ese CRS, Rómulo Montalvo, aseguró que solo habrán traslados por «acercamiento familiar u órdenes judiciales para mantener la tranquilidad».

«El compromiso es mantener la paz, ese también es nuestro compromiso», agregó.