Aunque son varios los frentes, todos coinciden con los pedidos: transparencia en el proceso de vacunación y que el Ministerio de Salud Pública (MSP) de Ecuador difunda interrogantes claves como el cronograma detallado del programa de vacunación (que incluya las fechas de las llegadas y el número de las dosis), la distribución por hospitales a nivel nacional, quiénes (con identificación) son y serán los beneficiarios, entre otros.

Y a esto se suma también la preocupación de médicos e infectólogos que luchan a diario contra el COVID-19, quienes esperan que con el cambio de gobierno no haya retrocesos o se vuelva a cero en el plan de vacunación nacional, que en estos momentos es la prioridad en el combate de la pandemia, dicen.

Aquello les inquieta, ya que el mandatario que resulte electo podría modificar o desconocer lo actuado, pues no hay una política pública establecida que deje fijado el plan a seguir, independientemente de quién gane. «Los candidatos que pasen a la segunda vuelta electoral tienen que definir cuál es su programa y su plan de vacunación con relación a la pandemia, porque la prioridad uno, dos y tres es controlar la pandemia.

No habrá reactivación económica si no se controla la pandemia, por lo tanto, se necesita que todos los candidatos digan qué van a hacer», expone Washington Alemán, infectólogo, especialista en Enfermedades Infecciosas y docente de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UESS).

Para él es importante que se coordine con el Gobierno actual para que no se vuelva a cero. «Que se mejore lo que haya que mejorar y se continúe con lo que esté bien, que sea una política de Estado, no política de Gobierno», agrega Alemán.

Adicional, gremios y veedurías conformadas para vigilar el proceso de vacunación consideran vital incluir a los hospitales y clínicas privadas en la vacunación, tanto para que personal de primera línea reciba la inmunización como para aportar con su logística en este proceso.

Wilson Tenorio, presidente del Colegio de Médicos del Guayas, contó que colegas de hospitales y clínicas privadas le han expuesto su malestar, ya que este grupo no ha sido considerado para la vacuna de Pfizer que se aplica en el plan piloto o inicial.

Este piloto arrancó la semana pasada tras el arribo a Ecuador de las primeras 8.000 dosis de las 86.000 previstas para esta fase, en la que se vacunará a 43.000 personas antes de que empiece la etapa masiva, anunciada por las autoridades del MSP para fines de marzo entrante.

«El sector privado nos reclama también porque los enfermos COVID-19 que no capta el seguro social (IESS) o el Ministerio de Salud, ellos los reciben y también están expuestos», menciona Tenorio.

Que se autorice el libre acceso de la comisión, o de sus delegados, a hospitales, a recibir información, a las áreas de vacunación, entre otros, es uno de los doce pedidos del Comité de Transparencia del Proceso de Vacunación, creado tras la llegada de las primeras vacunas por pedido del presidente Lenín Moreno.

A este acceso a la información que solo tiene el MSP también se refieren las otras veedurías y frentes que se han conformado, pues solo se conocen datos generales, entre estos, que hasta el lunes 25 cerca de 2.000 personas habían recibido la primera dosis de la vacuna de Pfizer.

Reclamos en Cuenca

Aumentan los reclamos por el porcentaje de vacunas que llegaron a Cuenca y por quiénes han sido vacunados. En el hospital público Vicente Corral Moscoso apenas el 5% de los médicos que atienden en la primera línea fueron vacunados.

Entre ellos está el gerente, quien sostuvo que el listado fue «enviado desde planta central (Quito)». Por esto, médicos de primera línea hicieron un plantón y entregaron un comunicado en el que exigían transparencia. Pero también la queja fue seguida de oficio por la Defensoría del Pueblo para aclarar la situación.

La delegada provincial, Verónica Aguirre, aseguró que el pasado lunes llamó al gerente del hospital, Iván Feicán, quien le confirmó que los beneficiarios de primera línea eran apenas el 5% del total de los que trabajaban en esa área. Ahí le ratificó que él estaba entre uno de los vacunados, resaltó.

Ella cuestiona que el gerente haya sido vacunado, pues no estaría directamente vinculado al área de atención de COVID-19, ya que maneja temas administrativos. «Lo menos que puedo hacer, para dar ejemplo, es proporcionar mi cupo a alguien que verdaderamente lo necesite y esté más vulnerable», expuso Aguirre.

Sobre esta última declaración, Feicán evadió una respuesta directa y se justificó que «al estar el virus en el interior de una casa, en la comunidad, ¿quién no está expuesto?».

Parte de los pedidos del Comité de Transparencia del Proceso de Vacunación

Son doce los pedidos que hizo el comité que se conformó por pedido del presidente Lenín Moreno.

Entre estos: que les otorguen la lista de hospitales a vacunar y la lista de los vacunables, así como el cronograma de fechas de vacunación y el calendario de llegadas del resto de lotes de las vacunas.

También, un funcionario que haga de enlace con la comisión para los detalles del día a día.

Otro, proponer al mandatario la suspensión de los feriados de carnaval y Semana Santa.

Que se incluya inmediatamente a personal de primera línea de hospitales y clínicas privadas, de las Fuerzas Armadas y de la Policía.

Exhortar a trabajar en un plan para que el sector privado se incorpore al proceso de vacunación para descongestionarlo y dar mayor y rápida cobertura, entre otros.