Canadá, Estados Unidos, Chile, España, Italia, Bélgica y Japón son parte de la decena de países que han identificado casos confirmados de la variante reportada a mediados de diciembre en Reino Unido del SARS-CoV-2.

La llegada a distintas naciones de esta variante ha ocasionado que se tomen medidas restrictivas, sin embargo, expertos han señalado que en muchos países esta ya circularía debido a que las muestras que se secuenciaron y se identificó las mutaciones se tomaron en septiembre.

Una de las características que tiene el linaje B.1.1.7 es que tendría una transmisibilidad mayor al virus original de Wuhan (China), sin embargo, informes preliminares han determinado que no es más peligrosa ya que no ha elevado la tasa de hospitalización ni tampoco la mortalidad.

Ecuador fue uno de los países que también implementó medidas. El 21 de diciembre, el Gobierno Nacional anunció la disposición que los viajeros que arriben a Ecuador desde Reino Unido, Australia, Sudáfrica y países de la Unión Europea deban presentar prueba PCR con resultado negativo, tomada diez días previos a su arribo.

Al ingreso al país se harán prueba de antígeno y en caso de dar positivo debe realizar aislamiento obligatorio de al menos diez días. Una semana después el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, señaló que aún no se ha identificado la variante británica en el país, aunque indicó que esto podría cambiar con los días.

«En más de 200 pruebas que se mandaron a Alemania entre junio y octubre a la Universidad de Charité en Berlín no se detectó esta variante, tampoco se ha detectado en par de decenas de virus que han sido evaluado en el INSPI y también 160 de la Universidad de Espíritu Santo de Guayaquil y cerca de 30 de la Universidad San Francisco (de Quito), en ninguna de estas instancias se ha detectado la presencia del virus (variante) acá», especificó.

Justamente en estas tres instituciones nacionales se ha realizado la secuencia genómica del virus lo que permitirá identificar a la variante que pertenece.

Fernando Espinoza, director general del Centro de Investigaciones de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo, explicó que para el análisis de las muestras es necesario que se tome a través de una prueba PCR.

Además mencionó que en la última semana han mantenido conversaciones con el Ministerio de Salud y su titular para un trabajo en conjunto para detección de la variante.

Se identificaría casos sospechosos que vinieron de los países afectados, obtener la muestra y secuenciarla inmediatamente, sin distinción del laboratorio que fue extraída. De igual manera si se detecta una sospecha en el cerco epidemiológico.

«El virus va a mutar muchísimo más de lo que ha mutado hasta ahora. Recuerde que el virus muta y tiene una tasa de velocidad de mutación mayor que otros organismos.

El virus es nuevo, tiene un año, lo que tiene que hacer el mundo es aprender a vivir con el virus porque se va a quedar con nosotros durante los próximos meses y años, no podemos encerrarnos», dijo Espinoza. La UEES tiene capacidad para secuenciar 96 muestras al mismo tiempo, el tiempo total del proceso es de tres días.

Comenzaron con los secuenciamientos hace un mes y medio con la llegada de los equipos respectivos, sin embargo, el especialista recuerda que en febrero decidieron montar un laboratorio de investigación para diagnóstico así como la conformación de un equipo multidisciplinario, también se incorporó la UEES Clinic que también contó con la colaboración de la iniciativa Sumar Juntos.

Actualmente cuentan con 3.000 muestras guardadas de 22 provincias. Cuando se conoció la nueva variante se realizó el secuenciamiento de 25 muestras más recientes y se detectó que en ninguna tenía una secuencia parecida a la de Reino Unido.

En una conferencia de prensa, el ministro Zevallos recordó que la variante está circulando en el mundo desde septiembre y que había el riesgo de la propagación de manera rápida ante lo cual se determinó el estado de excepción.

La noche del 29 de diciembre, autoridades realizaron un recorrido por el aeropuerto Mariscal Sucre para comprobar la actuación de las brigadas de salud, indicó en el Ministerio de Salud. En esa terminal aérea hay tres brigadas que rotan y se encargan de la verificación de pasajeros de Reino Unido, Australia, Sudáfrica, Israel y la Unión Europea cada día. En Guayaquil se ha establecido dos brigadas.

Estos profesionales revisan los certificados de prueba RT-PCR a de los pasajeros, así como realizan de manera aleatoria pruebas de antígenos.

El Ministerio no especificó si luego de la positividad de la prueba de antígenos se ha tomado una nueva muestra o se haya realizado el secuenciamiento genómico para identificar la variante con la que cuenta la persona.