Diciembre siempre será el mes de la paz, donde no cabe espacio para los corazones negativos.

Lastimosamente, a pesar de vivir uno de los peores años en la historia de la humanidad, soportando 8 meses en confinamiento y perdiendo seres queridos, es increíble observar que aún existe gente maliciosa, tan despreciable que busca desacreditar la honra de las personas.

A lo largo de todo este año, he sido víctima de acoso y ataques en las redes sociales, provenientes de páginas trolls que son manejadas por una pobre oposición, aún dolida por la pérdida de las elecciones del año 2019.

Rechazo toda información malintencionada, con montajes fotográficos y sin fundamento que pretende afectar mi reputación e imagen; y ratifico mi compromiso de servicio con mi cantón al cual me debo como Alcalde.

Seguiremos trabajando para enrumbar una Yantzaza en vías de desarrollo, donde no haya espacio para la politiquería ni para las personas de mal corazón.