La Caja Fiscal recibirá USD 2 000 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI) esta semana, como parte del acuerdo de Servicio Ampliado (SAF), previsto hasta el 2022.

El ministro de Finanzas, Mauricio Pozo, confirmó que ayer se reunió el Directorio y aprobó el desembolso para el país. Los recursos llegan este miércoles, indicó.

El FMI tiene previsto dar un pronunciamiento oficial del tema. Este segundo monto cumplirá dos objetivos. Primero, ayudará a reducir el rubro de atrasos en el presupuesto, tal como sucedió en octubre pasado, cuando el Gobierno recibió el primer desembolso del ente.

En esa ocasión, los pagos pendientes pasaron de USD 3 656 millones en septiembre a 1 614 millones en octubre. Hasta ayer 21 de diciembre del 2002, el Fisco registraba USD 2 694,4 millones de acreencias.

De ese monto, el 67% corresponde a obligaciones como sueldos, mantenimiento del Estado (arriendo, seguridad, limpieza, etc.) y el resto, a gastos de inversión.

Uno de los rubros con más peso en diciembre es el de sueldos del sector público. Hasta ayer 21 de diciembre , el presupuesto registraba USD 987 millones en pagos pendientes de nómina.

En diciembre, el Ejecutivo debe cancelar USD 1 200 millones por salarios y por decimotercero a los funcionarios. El ministro de Finanzas, Mauricio Pozo, explicó que Finanzas pagará este compromiso a tiempo, con los recursos del exterior y otros ingresos. Los gobiernos locales también reclaman transferencias pendientes.

La deuda, hasta noviembre, era de alrededor de USD 344 millones, aunque los representantes de los GAD no están de acuerdo y exigen montos más altos.

Fausto Ortiz, exministro de Finanzas, explicó que no todo el dinero del Fondo servirá para pagar los compromisos pendientes, por lo que el reto del Ejecutivo será priorizar los recursos tomando en cuenta que algunos sectores tienen más urgencia de liquidez, pero otros pueden recibir una parte del pago en bonos. El Gobierno ya ha acordado saldar parte de su deuda con la seguridad social con papeles.

También ofreció planes de pago con bonos a los gobiernos seccionales y a los proveedores, pero la propuesta no ha tenido gran acogida. Ortiz estima que el Fisco terminará el año con una deuda flotante de alrededor de USD 2 000 a 2 500 millones, porque no entrarían al presupuesto el crédito de la banca china presupuestado para este año.

Esa cifra es superior a la del 2019, cuando fueron 1 350 millones. Además, el Fisco ha recibido en diciembre USD 775,6 millones del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pero no todos los recursos son de libre disponibilidad.

Hanns Soledispa, director de Exponential Research, hace notar que el dinero de multilaterales, de libre disponibilidad, ayudará a inyectar liquidez a la economía este mes.

Al pagar las remuneraciones de la burocracia y cumplir con proveedores. Ellos podrán pagar deudas, hacer compras y activar el consumo, precisó.

Un segundo objetivo que cumplirá el dinero del Fondo será cubrir una parte de los gastos en salud y subvenciones sociales, dijo Finanzas.

José Emilio Vásconez, docente de la Universidad Internacional del Ecuador, explicó que los nuevos acuerdos que el multilateral ha firmado en el contexto de la pandemia ponen más énfasis en los compromisos de ampliar la cobertura de servicios de salud y a sectores vulnerables.

Vásconez acotó que el Ecuador ha sido uno de los países que más se ha beneficiado de la ayuda del multilateral este año.

De hecho, el Gobierno recibió un crédito de emergencia en mayo y en septiembre logró el acuerdo excepcional y con compromisos más flexibles, que permitieron al país cumplir las metas y acceder a los desembolsos previstos para este año