Raúl javier Lojano, periodista de Zamora Chinchipe el dia de hoy dedicó unas líneas a distinguido ciudadano, padre, abuelito, escritor, político, periodista y un gran ser humano que ahora se reencuentra con el amor de su vida.

Y lentamente llegó la aurora a Zamora.
Una mañana del 30 de noviembre de 2020.
La tristeza se abrió paso en nuestros corazones.
Vuelan como el viento mil razones para no olvidarte.
Para no dejar de pensarte, querido Víctor Hugo.

Hay dolor, pero es más fuerte la paz, y el amor.
Aquel amor que transmitía tu sabia mirada.
Tan brillante como luz del sol y tan suave como algodón.
Tu voz, permanecerá en el canto de las aves
en el sonido del viento, y en la brisa de los ríos: Bombuscaro y Zamora.

Nos dejaste una huella imborrable con tus letras:
Para una flor especial, Donde las flores no se marchitan,
Dos hojas movidas por el viento, La mujer de mi vida,
Una flor en la arena y más, mucho más.

Y la calle Sevilla de Oro, ya no es, ni será la misma; sin ti.
Ya no tendremos la oportunidad de escuchar tus consejos.
Te hemos perdido; físicamente. Hoy, oramos por tu alma.
Seguro, Dios te ha reservado un lugar especial allá en el cielo.
Nos queda decir “Gracias por haber cambiado la historia de Zamora”.
Hasta siempre, Ilustre Víctor Hugo Arias Benavides.