La vicepresidenta María Alejandra Muñoz visitó al Papa Francisco en el Vaticano hoy, 9 de noviembre de 2020. Un comunicado de la Vicepresidencia dice que Muñoz mantuvo una “amplia conversación” con el teócrata católico en la que trataron la lucha contra el hambre, la desnutrición crónica infantil y “la necesidad de seguir poniendo la voz a quienes no tienen voz, para poder construir sociedades éticas y justas” —aunque no especificó a quiénes se refería con ese apunte.

La visita al Vaticano fue parte del viaje a Europa de la cuarta vicepresidenta del gobierno de Lenín Moreno, al que le quedan seis meses de gestión, pues entregará el poder el próximo 24 de mayo.

Muñoz viajó el 5 de noviembre pasado a España para, según la Vicepresidencia, buscar alianzas pospandemia para que varios hospitales españoles atiendan sin costo a niños ecuatorianos con cáncer y enfermedades catastróficas y que necesiten un trasplante que no se pueda hacer en Ecuador. También estuvo en Roma, donde la Vicepresidencia dijo que se reunió con organizaciones como el Programa Mundial de Alimentos (PMA) para ampliar el acceso a la asistencia de la desnutrición crónica infantil en Ecuador.

En Ecuador, según la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), la desnutrición crónica en niños menores de 5 años es del 23% y en menores de 2, del 27%. La desnutrición impide que los niños se desarrollen plenamente y deja huellas para toda la vida. Según Unicef, los niños que la padecen tienen más probabilidades de ser adultos de baja estatura, tener menos logros educativos y obtener menores ingresos económicos en su adultez. Además, si es durante los dos primeros años de vida, puede causar enfermedades crónicas como hipertensión arterial, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

El comunicado de la Vicepresidencia dice que Muñoz invitó al Papa a que visite la Amazonía —especialmente los cantones más afectados por la desnutrición— el próximo año, si las condiciones lo permiten. El objetivo, dice el documento, es “generar en la conciencia social ecuatoriana un robusto compromiso por luchar contra esta epidemia invisible que condena al ser humanos desde niño a la pobreza”. Según la Vicepresidencia, el Papa Francisco agradeció su invitación, ratificó su compromiso con la Amazonía y dijo que la invitación entrará en consideración.

Muñoz también se reunió con Pietro Parolin, el cardenal secretario de Estado de la Santa Sede. El comunicado dice que la Vicepresidenta trató “temas de relaciones bilaterales en materia de salud y educación” con Parolin. La conversación se enfocó en la reactivación de los convenios con el hospital infantil italiano Bambino Gesú y Scholas Ocurrentes, una red de escuelas fundada por Jorge Bergoglio, el actual Papa Francisco. Ambos no se pudieron ejecutar por la pandemia. Según el comunicado de Vicepresidencia, están relacionados con la formación de profesionales de la salud, atención internacional en hospitales pediátricos y educación con modalidades de integración social y comunitaria.

La Vicepresidencia dijo que el Papa Francisco “envió una especial bendición a los ecuatorianos y un abrazo caluroso”. Además, envió un mensaje de paz “que se resume en no dejar a nadie a un costado de la vida, poniendo al ser humano en el centro de la vida social, política y económica”. El comunicado dice que el Papa invitó a pasar del egoísmo y la confusión, a la solidaridad y claridad.

Isabel Vélez, del departamento de comunicación de la vicepresidencia, dijo que los detalles del costo del viaje se informarán al regreso de Muñoz, pero aseguró que era “sumamente austero”. La familia de la Vicepresidenta viajó con ella. Vélez dijo que ellos corrieron con sus gastos por cuenta propia y no son financiados por el Estado.

Muñoz es una abogada guayaquileña que ha ocupado la vicepresidencia desde julio de 2020, después de la renuncia de Otto Sonnenholzner. Con el Decreto 1106, el presidente Lenín Moreno le asignó las funciones de: supervisar las políticas de comercio exterior para incentivar la productividad, coordinar la implementación efectiva de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el seguimiento de la estrategia para niños y niñas con enfermedades crónicas, y la simplificación del proceso de adopción infantil en el país.