La falta de documentación llevó a los uniformados de la Unidad de Investigación de Delitos Aduaneros y Régimen de Desarrollo (Unidar) de Loja a decomisar mil 100 toallas de cocina; 300 pasadores de calzado; 280 pares de zapatos; 151 prendas de vestir; y cuatro bolsos.

A los policías de la Unidar, el sábado 7 de noviembre de 2020, les llamó la atención que de una camioneta se descargaban varios bultos que eran llevados al interior de un hostal de la localidad y decidieron intervenir al sospechar que esa mercadería podría ser robada.

Los uniformados abordaron a un ciudadano, quien sería, presuntamente, el dueño de esa mercadería, que no pudo justificar; ante ello, el supuesto propietario por no probar la legalidad de los productos, de procedencia peruana, fue aprehendido.