Un día después de que los primeros estados cerraran los colegios, las elecciones en EE.UU. no han arrojado todavía un ganador. Este año el voto por correo ha hecho que los resultados definitivos se retrasen y que haya varios estados, algunos de ellos clave, todavía en el aire: Alaska, Nevada, Arizona, Michigan, Georgia, Carolina del Norte y Pensilvania.

El candidato demócrata y favorito en las encuestas previas, Joe Biden, se acerca cada vez más a la presidencia. De los 538 votos electorales, lleva 253 mientras que su adversario, el candidato republicano y actual presidente, Donald Trump, se ha hecho con 214.

El objetivo común es alcanzar los 270 que dan la victoria. El último estado que ha anunciado sus resultados ha sido Michigan (que aportaba 16 votos), donde Biden se ha erigido ganador. El equipo de Trump, por su parte, poco antes de que se conociera esta noticia -que ya se intuía-, interpuso una demanda judicial para exigir que se detuviera el recuento en este estado por considerar que no se le ha dado el acceso suficiente a lugares de votación.

Además, ha pedido que se vuelvan a contar las papeletas en Wisconsin, donde su contrincante también se ha proclamado ganador. Horas más tarde, la campaña del presidente ha anunciado otra demanda para paralizar el recuento en Pensilvania, donde todavía queda más de un millón de votos por contar.