Un deslizamiento de gran magnitud afecta las aguas del río Bombuscaro

Atendiendo a la invitación realizada por la Coordinación Zonal del Ambiente y Agua Zamora, el Gobierno Provincial de Zamora Chinchipe a través de la dirección de Gestión Ambiental y más entidades del Estado, realizaron la inspección al curso del río Bombuscaro y sus vertientes y se logró evidenciar que existe la presencia de un deslizamiento de gran magnitud en la zona lo cual causa que las aguas del río se tornen turbias y se descarta con ello la presencia de la minería como se especulaba.

El recorrido inició a las seis de la mañana y duró alrededor de seis horas llegando adentrarse al Parque Nacional Podocarpus unos 20 kilómetros y se notó que en la zona alta de la microcuenca denominada Curitza existe la presencia de un deslizamiento alrededor de 1 hectárea lo que ocasiona el arrastre de material sedimentario hacia el cauce principal del río Bombuscaro.

Las instituciones públicas que acompañaron fueron: Gobernación de Zamora Chinchipe, Gobierno Provincial; Secretaría de Gestión de Riesgos, Arcom, Profesionales en Arquitectura- Cartografía-Topografía-Fotogrametría-Geología-Ambiente-Minería (GreenOffice14), la Unidad de Policía del Medio Ambiente.

Paola Cañar, directora Zonal del Ministerio del Ambiente y Agua, indicó que esto se desarrolló con el fin de esclarecer la alerta suscitada dentro del cantón, se pudo verificar cual es la causa a este problema y con ello se descarta la presencia extractivista (minería) como muchos sospechaban.

En este sentido agradeció la presencia y colaboración de las instituciones, entre ellas el Gobierno Provincial que se unieron para poder determinar las razones de este hecho ambiental. Para la directora de Gestión Ambiental de la Prefectura Génesis Romero, la distancia a la zona del deslizamiento y por ser una zona de área protegida no es posible utilizar maquinaria y la única alternativa será esperar que se estabilice el propio suelo, pero con la cantidad de lluvia que existe en la zona tomaría bastante tiempo.

Ante ello, hizo un llamado a la ciudadanía a informarse por fuentes oficiales, pues se han determinado las causas de esta problemática y se espera que con el pasar del tiempo se solucione y vuelva el río Bombuscaro a tener sus aguas cristalinas.

Luis Angulo, técnico del Parque Nacional Podocarpus Zona Baja, manifestó que en el 2015 existió un primer deslizamiento de 4 hectáreas, actualmente se siguen bajando dos hectáreas y ese es el problema porque el terreno es arcilloso, férrico con alta carga en este tipo de sedimentos y es lo que produce la turbidez de las aguas. “como guardaparques estamos pendientes de cualquier tipo de afectación a este principal atractivo turístico de Zamora Chinchipe”, comentó el técnico.