Rechazan el incremento paulatino del combustible, y no están de acuerdo con los dos peajes que se habilitarían en el trayecto Santo Domingo-Buena Fe. El próximo martes realizarán una asamblea ciudadana, a la que sumarán diferentes sectores de la producción.

Esta es la primera acción de los transportistas para rechazar la modalidad en la que se pretende ampliar 113 kilómetros de la vía a Quevedo.

En dias anteriores, se convocaron los dirigentes para definir detalles de la actividad. Fernando Ortiz, presidente de la Unión Provincial de Transporte Pesado, resaltó que no están llamando a una paralización, porque no sería responsable hacerlo en estos momentos de crisis. Pero, no permitirán el cobro de los peajes antes que se ejecute el proyecto.

Otro de los reclamos estuvo enmarcado al precio de los combustibles. “En su momento, esta situación tendrá que ser trasladada al usuario final.

Nosotros prevemos que subirá el costo del transporte público, el Gobierno Nacional tendrá que asumir con responsabilidad lo que se viene a futuro”, puntualizó.

Representantes de la transportación urbana se sumaron a la medida, consideran que la afectación es general y no solo para las empresas que tienen rutas por los sectores donde se instalarán los nuevos peajes.

Eduardo Soto, presidente de la compañía de transporte Río Toachi, dijo que “la ciudadanía no puede ser la afectada, ante la falta de organización de las autoridades competentes”.

El dirigente manifestó que primero se debe ampliar la vía y luego instalar los peajes, señaló que no permitirán que se instalen dos estaciones de cobro a menos de 45 kilómetros de distancia.

Artículo anteriorViolencia de género, la pandemia oculta: organizaciones sociales registran 81 femicidios en Ecuador desde enero hasta el 4 de octubre del 2020
Artículo siguienteEl Club Primero de Mayo en busca de un gran sueño