El diplomático lo hizo durante entrega de un lote de 20 vehículos a la Dirección Nacional de Investigación Antidrogas de la Policía Nacional, en Quito.

Como parte del convenio de cooperación entre Estados Unidos y Ecuador, que supera ya las cuatro décadas, esta mañana la Policía Nacional recibió en donación 20 vehículos, que serán utilizados por la Dirección Nacional de Investigación Antidrogas, para su labor de lucha contra el tráfico de sustancias sujetas a fiscalización.

Así lo dieron a conocer, durante el acto que se efectuó en la UVC Eugenio Espejo de Quito, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, y el Embajador de Estados Unidos en Ecuador, Mike Fiztpatrick, quien indicó que el lote de automotores está valorado en 500 mil dólares.

Del evento también participaron el viceministro de Gobierno, Patricio Pazmiño; el Comandante de la Policía, general Patricio Carrillo; la Jefe de Estado Mayor, General Tanya Varela, entre otras autoridades.

En su intervención, Fiztpatrick refirió que el aporte de su país tenía como objetivo fortalecer la capacidad de la Policía ecuatoriana en la lucha para combatir el tráfico de drogas.

Además, resaltó todos los esfuerzos realizados por la ministra María Paula Romo, “para defender y profundizar la democracia y el Estado de derecho en Ecuador”. Ambos también coincidieron en la importancia del trabajo conjunto entre ambas naciones, que es fundamental en la lucha contra la delincuencia transnacional.

“Para luchar contra esa problemática global es necesario que trabajemos y colaboremos de una manera eficiente, fluida y en equipo, desarrollando investigaciones para llevar ante la justicia a los involucrados en narcotráfico”, resaltó el representante estadounidense.

En tanto, la Ministra de Gobierno destacó que si, como nación, no logramos comprender que el tema de la seguridad es una tarea hemisférica y global, no vamos a poder hacer los esfuerzos suficientes para contener y, ojalá en algún momento, terminar estas formas de delito transnacional.

“La acción del narcotráfico no solo fomenta el crimen organizado y se diversifica hacia el tráfico de armas, de precursores, de lavado de activos o el tráfico de personas, sino que afecta la vida de miles de niños, jóvenes y adultos en nuestro país”, manifestó.

También resaltó que la cooperación entre Ecuador y Estados Unidos no se reduce al intercambio de información o a donaciones, como la recibida hoy, sino que tiene varias aristas más en las que se ha avanzado en los últimos años, “con una voluntad clara de luchar contra una industria criminal que se asocia a muchas otras formas delictivas en el país y la región”, dijo Romo.

Además, elogió a la Policía del Ecuador por el cumplimiento de su labor siempre en el marco de la Constitución y la ley. “Lo que se espera de la Policía es la legitimidad en el uso de la fuerza, porque eso caracteriza un Estado de derecho: Usar la fuerza, cuando se lo requiere; y la contención, para evitar la escalada de conflicto”, expresó, y agradeció a la todos los miembros de la institución, por ese accionar, porque: “Esa es una señal de una Policía comprometida con su país, de una Policía disciplinada, de una Policía profesional, de una Policía democrática, de la que el país está orgulloso”, finalizó.