«Caridad no es limosna, es la virtud teologal de amar al prójimo como a uno mismo» Rafael Correa Delgado

«En la actividad política, hay que recordar que “cada uno es inmensamente sagrado y merece nuestro cariño y nuestra entrega. Por ello, si logro ayudar a una persona a vivir mejor, eso ya justifica la entrega de mi vida”»

Francisco, encíclica “Todos Hermanos”. ¡Todo valió la pena!

«Quien ama y ha dejado de entender la política como una mera búsqueda de poder tiene la seguridad de que no se pierde ninguno de sus trabajos realizados con amor, […] no se pierde ningún cansancio generoso, no se pierde ninguna dolorosa paciencia…» Francisco, “Todos hermanos”

El papa Francisco a los políticos: «…una gran nobleza es ser capaz de desatar procesos cuyos frutos serán recogidos por otros, con la esperanza puesta en las fuerzas secretas del bien que se siembra».

Encíclica “Hermanos todos. la política es más noble que la apariencia, que el marketing, que distintas formas de maquillaje mediático.

Todo eso lo único que logra sembrar es división, enemistad y un escepticismo desolador incapaz de apelar a un proyecto común”

“Una vez más convoco a rehabilitar la política, que es una altísima vocación, es una de las formas más preciosas de la caridad, porque busca el bien común”. Francisco, “Todos hermanos”

Nota: caridad no es limosna, es la virtud teologal de amar al prójimo como a uno mismo.