La defensa técnica de Geovany W. no pudo sustentar su apelación a la sentencia por el delito de violación, cometido contra una adolescente de 13 años, por lo que se ratificó el fallo de primera instancia, que lo condenó a veintinueve años y cuatro meses de reclusión mayor y al pago de 5.000 dólares como reparación integral a la víctima.

Los elementos expuestos por la defensa técnica del procesado quedaron sin sustento, una vez que el fiscal del caso, Romel Jumbo, refirió que en la audiencia de juzgamiento se presentaron pruebas documentales, periciales y testimoniales, entre estos, los testimonios anticipados de la madre de la víctima y del procesado; además del informe psicológico y el de reconocimiento del lugar de los hechos, el examen ginecológico, el examen médico-legal, el informe pericial del entorno social. Y que todas probaron de forma contundente la responsabilidad del sentenciado en el hecho imputado.

Los hechos

El 13 de diciembre de 2019, Geovany W. fue descubierto por su conviviente y la mama de la víctima, semidesnudo y con la adolescente en una habitación. Los agentes aprehensores acudieron al lugar para apaciguar la riña que se formó y empezar con las investigaciones.

Dato jurídico

El delito de violación está tipificado en el artículo 171, numeral 3, del Código Orgánico Integral Penal (COIP) y aunque es sancionado con pena privativa de libertad de diecinueve a veintidós años, en este caso se tomaron en cuenta las agravantes del artículo 48, numerales 8 y 9, del mismo cuerpo legal.