Telémaco Ortiz lidera la lucha para que los docentes que ya cumplieron sus años de servicios reciban el estímulo por la jubilación.

El Distrito de Educación reciben los documentos para la jubilación; el Ministerio de Finanzas hace la transferencias.

Algunos maestros que cumplieron sus años de servicio, otros que se jubilaron por invalidez o enfermedad catastrófica, desconocen cuándo el Ministerio de Finanzas les acreditará sus valores que corresponde al estímulo económico a la jubilación.

El presidente de la coordinadora de maestros jubilados de la provincia de Esmeraldas, Telémaco Ortiz, de 127 jubilados entre el 2008, 2009 y 2010 que luchan por este beneficio, 16 han cobrado en vida y 12 han fallecido sin recibir los valores, en algunos casos, lo ha hecho el familiar apoderado.

Agregó que existe un compromiso entre los ministerios de Trabajo, de Educación y Finanzas para que los jubilados por enfermedad catastrófica tengan prioridad en el pago, mas eso no se ha cumplido, al menos con los son parte de la red, aclaró.

De lo que conoce, hay otros jubilados que no corresponden al grupo de 2008 al 2010, que sí han cobrado. Siguen esperando Leví Nazareno Valencia, es una de las personas que no alcanzó a ver su pensión ni el estímulo por la jubilación.

Versiones de su esposa Elsa Pata, dan cuenta que él se enfermó de cáncer, le salió la jubilación en octubre y en noviembre del mismo año falleció.

Tras un largo y engorroso trámite logró cobrar esos valores después de 12 meses. Tiempo que considera prolongado, porque cuidar a una persona con enfermedad catastrófica demanda de muchos gastos, dijo.

Pedro Angulo se jubiló en 2017, por fortuna no padece de ninguna enfermedad, solo espera que el Ministerio de Finanzas desembolse los recursos económicos para poder disfrutar del resultado de su trabajo.

Sin embargo, cree que por la pandemia tardaría más el pago.

Desde el Distrito de Educación, se informó, que ellos receptan la documentación para el proceso de jubilación y a través de la coordinación zonal llega a la planta central de Quito y desde ahí se canaliza al Ministerio de Finanzas, que le corresponde realizar el pago.

Entre los jubilados están los obligatorios que son las personas que cumplen con la edad y tiempo de servicio y hay otros por invalidez y por enfermedades catastróficas.

“Me jubilé en 2017 y me dijeron que nos pagarían en noviembre de 2019, pero aún no se concreta, estoy a la espera”.