Defensoría del Pueblo pide evitar más víctimas por covid-19 en centros gerontológicos del Ecuador.

Ante denuncias de fallecimientos ocurridos, a causa del covid-19, en centros gerontológicos públicos y privados del país, durante esta emergencia sanitaria, la Defensoría del Pueblo exhorta a las diferentes carteras de Estado para que dirijan sus esfuerzos a mitigar y prevenir más contagios.

En un comunicado publicado este jueves 23 de julio del 2020, la entidad mostró su preocupación ante lo sucedido en centros gerontológicos de Chimborazo, Pichincha, Tungurahua, Cotopaxi, Zamora Chinchipe y El Oro, en donde se han reportado contagios, señalan, de personas adultas mayores, que residen en esos lugares y de sus trabajadores.

En estos espacios, incluso, se conoce de varios fallecimientos confirmados por covid-19 y casos sospechosos.

Días atrás -se reseña en el documento- se registró el deceso de 11 personas adultas mayores y 44 positivos en un centro gerontológico de Penipe, en Chimborazo.

De igual forma, en Latacunga, en Cotopaxi, se conoció de la infección por coronavirus de 17 abuelos, 14 de más de 65 años, además hubo un deceso.

Finalmente, en junio se advirtió del contagio de 36 individuos en una residencia destinada al cuidado de este grupo de atención prioritaria en Píllaro, en Tungurahua; 25 adultos mayores.

En ese sentido, la Defensoría del Pueblo recuerda que es una responsabilidad conjunta del Estado, la sociedad y la familia precautelar, proteger y garantizar los derechos de los adultos mayores en todos los ámbitos, más durante la emergencia sanitaria por covid-19.

Hasta este jueves 23 de julio del 2020, el 14,7% de infectados tiene más de 65 años. El total nacional llegó a 78 148 confirmados: 69 192 con pruebas PCR y 8 956 con rápidas, según cifras oficiales.

Desde el inicio de la pandemia, en marzo pasado, la comunidad científica alertó sobre los riesgos en la población mayores de 60 años. Ellos podrían enfermarse gravemente producto del virus.

La revista científica The Lancet detalló que hay un sobrerriesgo significativo a partir de los 60 años, por lo que aumenta la necesidad de hospitalización.

Así, 4,3% de quienes tienen entre 40 y 49 fueron internados; frente al 11,8% de personas entre 60 y 79 y al 18,4% de los octogenarios.