Al interior del movimiento indígena hay inconformidad con la vocería que ha asumido Leonidas Iza, presidente del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC).

La Confederación del Movimiento Indígena de Chimborazo, filial de la Ecuarunari y de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), emitió este juves un comunicado, suscrito por su presidente, Carlos Tagua en el que «desconocen y se deslindan » de las declaraciones de Iza porque «obedecen a agendas vinculadas al gobierno más corrupto y déspota de la historia del Ecuador como es el Correísmo – Morenismo».

Se agrega que la vocería «es tarea irrenunciable del presidente de la Conaie, Jaime Vargas y de los presidentes de las organizaciones regionales»; y, que «las decisiones y la vocería en lo político-electoral, es responsabilidad del movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik, nuestro brazo político, bajo los lineamientos de la Conaie y sus regionales».

El descontento surge porque el dirigente de Cotopaxi después de una entrevista que mantuvo con una radio digital, se informó que el ‘movimiento indígena estaba dispuesto a dialogar con el correísmo’.

El MICC a través de sus redes sociales aseguró que se trataba de una «entrevista sacada de contexto con fines políticos», por parte de la radio y sus miembros.

La Conaie no se pronunció sobre esta información, pero las bases indígenas de Chimborazo expresaron que «un acuerdo con el Correísmo – Morenismo y la derecha del país que criminalizó, encarceló, discriminó y desarticuló al movimiento no es posible».