Coronavirus, Ecuador, REUTERS

Ecuador, el país latinoamericano con mayor tasa de casos de coronavirus por habitantes, registró en las últimas 24 horas 67 nuevos infectados y nueve fallecidos, lo que elevó el total de afectados por la enfermedad a 1.890 contagiados y 57 muertos, se informó hoy oficialmente.

Asimismo, mantenía 2.835 casos de personas sospechosas de haber contraído el Covid-19, así como 2.159 casos descartados y tres recuperados tras haberse enfermado, según el último reporte del Ministerio de Salud, emitido este mediodía.

De los casos confirmados, 1.021 son hombres y 869 son mujeres, y la provincia de Guayas concentra 72% del total, con 1.376 contagiados, según el diario El Universo, de Guayaquil.

El vicepresidente ecuatoriano, Otto Sonnenholzner, afirmó que el nivel de contagio del coronavirus en la ciudad portuaria de Guayaquil -la capital de Guayas-, es alarmante y que cada vez es más alto el riesgo de contraer la enfermedad.

«Las cifras de contagiados son alarmantes y aumentan día a día», especialmente en la provincia de Guayas, dijo el vice, según la agencia de noticias EFE.

A partir del 11 de este mes, el presidente Lenín Moreno decretó la emergencia sanitaria, el estado de excepción, el aislamiento domiciliario masivo y obligatorio, la restricción de la circulación de vehículos y un toque de queda que fue ampliándose y ahora rige entre las 14 y las 5.

El ministro de Salud Pública, Juan Carlos Zevallos, subrayó anoche la conveniencia de mantener el distanciamiento social porque “este es un virus desconocido, nuevo, que se comporta de manera diferente según cómo va evolucionando”.

“Es el mismo virus que estuvo en China pero va evolucionando y se mantiene en el aire un tiempo importante; por eso han cambiado las medidas y aconsejamos el uso de mascarilla”, agregó.

Esteban Ortiz, epidemiólogo ecuatoriano de la Universidad de las Américas, dijo: «Es una suma de varios factores, pero el principal es que en el Ecuador no hemos seguido con rigor estricto todas las medidas que se deben tomar para afrontar una emergencia de esta magnitud, ni las personas han hecho caso de las observaciones del gobierno».

Y a esto se suma el hecho de que, en medio de la crisis por la pandemia, la ministra de Salud, Catalina Andramuño, renunció a su puesto el pasado viernes.

En su reemplazo fue designado Juan Carlos Zevallos. Según el epidemiológo e investigador Esteban Ortiz, en Ecuador se registra un dato sociocultural que podría influir en sus números de contagios y muertes: la conexión con España, uno de los mayores focos de infección del virus en Europa. «Los ecuatorianos somos la principal comunidad migrante en España.

Y muchos de los familiares de esas personas (emigradas) ingresan constantemente al país, especialmente a principio de año», anotó Ortiz.

De acuerdo con la embajada de Ecuador en Madrid, actualmente hay 422.000 ecuatorianos que residen en suelo español, lo que los convierte en la mayor comunidad latinoamericana en ese país europeo.

«El problema es que no tenemos los datos adecuados para poder evaluar estos aspectos de manera concreta y poder sacar conclusiones certeras sobre cómo el virus llegó a Ecuador y comenzó y siguió su expansión”, señaló Ortiz.

«Además, ahora estamos en la etapa de conocer en qué estado se encuentra nuestra red sanitaria para atender esta emergencia y poder atender lo que sabemos va a exigir nuestro sistema de salud», cerró.