El diputado ecuatoriano Juan Flores, reveló un documento denominado “Manifiesto de Quito”, donde se demuestra la responsabilidad de Rafael Correa, expresidente de querer tomar el poder en Ecuador por la fuerza.

“Correa y su gente planificaron tomar el poder en el Ecuador a la fuerza, la difusión de este documento que ahora forma parte del proceso penal contra Correa, ratifica lo que denunciamos en ese momento: fue un plan que intentó instaurar la violencia bajo la falsa premisa de justicia social, para acabar con la democracia, las instituciones legítimamente constituidas y llegar al poder político”, advirtió el parlamentario.

1. A continuación el comunicado de prensa íntegro:

Un documento filtrado, denominado “Manifiesto de Quito”, demuestra la responsabilidad de el expresidente y prófugo de la justicia de Ecuador, Rafael Correa Delgado y varios de sus seguidores en el país andino, así lo denunció el diputado a la Asamblea Nacional de Ecuador, Juan Flores quien había alertado que el plan de violencia y desestabilización fue elaborado en el foro de São Paulo, en Venezuela.

“Correa y su gente planificaron tomar el poder en el Ecuador a la fuerza, la difusión de este documento que ahora forma parte del proceso penal contra Correa, ratifica lo que denunciamos en ese momento: fue un plan que intentó instaurar la violencia bajo la falsa premisa de justicia social, para acabar con la democracia, las instituciones legítimamente constituidas y llegar al poder político”, advirtió el parlamentario.

En el documento se establece la destitución de Lenín Moreno, y darle el poder a Correa y a varios de sus seguidores, mediante un ‘gobierno provisional’.

“El cinismo de los correístas es tan grande que en su plan contemplaban llamar a unas elecciones en 90 días ‘sin distinción’

Es decir que este grupo en el que hay prófugos y procesados por la justicia y otros en los que recaen investigaciones por corrupción, querían medirse bajo lo que ellos le llamaron la no discriminación”, repudió el también presidente del partido CREO para Latinoamérica.

También se pretendía dejar en libertad a aquellos que cumplen procesos penales por corrupción y permitir el regreso de los llamados ‘exiliados políticos’, quienes en su mayoría escaparon de la justicia ecuatoriana, como el caso del exsecretario de Comunicaciones de Correa, Fernando Alvarado, que se presume que está oculto en Venezuela, bajo la protección del régimen.

Flores reiteró su llamado a la comunidad internacional ante el peligro que representa Rafael Correa para la región y los planes desestabilizadores de la izquierda mundial, “hace meses denunciamos que la misma fórmula aplicada al Ecuador se replicaría, hoy vemos la situación en Chile y en Colombia.

Estos planes son orquestados y dirigidos desde Cuba y Venezuela, es por ello que la comunidad internacional debe actuar mediante los mecanismos diplomáticos existentes”.