Uno de los controles que se hacen al ingreso del cantón Chilla, en la provincia de El Oro, uno de los dos cantones que todavía se mantienen en semáforo rojo en el país. Foto: Cortesía del Municipio de Chilla.

El estado de excepción en Ecuador terminará este domingo 13 con 206 municipios en semáforo amarillo, con trece en color verde y con dos en semáforo rojo. Y en la mayoría de estos cabildos las autoridades locales han previsto continuar con parte de estas exigencias para prevenir brotes y más contagios por la pandemia del COVID-19, presente a nivel mundial.

Con la finalización del estado de excepción quedan eliminadas disposiciones como la prohibición de reuniones sociales y las restricciones de movilidad, que también estaban contenidas en el toque de queda. Así, la ciudadanía podría volver a las calles a cualquier hora. No obstante, los municipios prevén continuar con determinadas medidas en sus áreas de competencia, como les facultad la legislación.

La mayoría de municipios mantendrá restricciones del actual semáforo amarillo. Y otros ultiman detalles para ver cómo van a controlar los contagios en sus áreas ahora que queda la responsabilidad en manos de los cabildos.

Y aunque en los últimos meses y semanas algunos municipios han pasado del color del semáforo rojo al amarillo, en miras a la reactivación económica de sus localidades, hay dos que todavía se mantienen en semáforo rojo.

Uno es Palanda, en Zamora Chinchipe, en la Amazonía. Y el otro es Chilla, en la provincia de El Oro, en la Costa. Sus autoridades dicen que mantendrán este color por al menos unos días más, puesto que aquellas medidas los han ayudado a frenar los contagios.

Palanda, en rojo

Alrededor de 15 000 personas viven en Palanda, un cantón de la provincia de Zamora Chinchipe. La mayoría de sus habitantes se dedica a la producción agrícola. Y es el cantón con la mayor producción ganadera de la provincia.

Desde el inicio de la pandemia esta jurisdicción se ha mantenido con estrictas medidas de seguridad y jamás ha llegado al color amarillo del semáforo nacional.

Su alcalde, Segundo Aurelio Mejía, dice que lo más conveniente ha sido manejarse en el semáforo en rojo, pues vieron que los cantones vecinos tuvieron aumento de casos al pasar al color amarillo.

Sostiene que en Palanda existe al momento un solo caso de COVID-19, el cual cumple con el aislamiento respectivo. Además, desmiente los reportes del Ministerio de Salud, que al corte de ayer decían que este cantón tenía 11 casos.

«Así reporta, pero porque el ministerio mismo ha fallado, porque no ha hecho bien las pruebas. A nosotros nos dijeron que habíamos estado positivos, en vez de decirnos negativos (…). Casi alarma a una población que se llama Porvenir. Les hacen después la prueba PCR y ninguno de ellos había estado contagiado», dice.

Cuenta que se acogerá a las disposiciones del Comité de Operaciones de Emergencia nacional (COE nacional), a pesar de no estar de acuerdo.

«En este momento corremos riesgo y todo lo que hemos trabajado durante todo este tiempo vamos a bajar a cero. Vendrán de todas partes, vendrán del Perú, sin poderles decir -no entren-«, agrega.

Aquí harán una reunión con las autoridades locales para tomar acciones acorde con sus competencias y posibilidades.

Sostiene que durante toda esta pandemia han existido tres casos de contagiados, pues han tenido un estricto control en las entradas y salidas del cantón.

Chilla, en rojo

El Comité de Operaciones de Emergencia del cantón Chilla está en semáforo rojo desde el pasado 14 de agosto y seguirá así hasta el 30 de septiembre, pero su alcalde, Richard Cartuche, señala que, en las próximas horas, analizarán nuevas medidas para la jurisdicción.

«Por la peregrinación de la Virgen de Chilla tomamos la decisión de permanecer en semáforo rojo para evitar el ingreso de feligreses y el riesgo que representa la concurrencia de personas», expone el alcalde de Chilla.

Este cantón orense es el único de los catorce cantones que se mantiene en semáforo rojo por la emergencia sanitaria, pero con la culminación del estado de excepción preparan también la reanudación de actividades económicas y las rutas de transporte público con ciertas restricciones, adelantó Cartuche.

«Tenemos que hacer un análisis para habilitar el transporte intercantonal. Son tres las operadoras de transporte que prestan el servicio en la ruta Chilla-Pasaje. El sector agrícola y ganadero ha podido movilizar sus productos a los mercados bajo los controles de bioseguridad», señaló la autoridad.