La noche del lunes 31 de agosto del 2020 el Colectivo Zamora Sostenible 2030, colocó lazos de color negro en las palmeras ubicadas en la Avenida del Ejército de la ciudad de Zamora como un llamado de atención a las autoridades locales y ciudadanía en general por la pretensión de remover estas, para colocar presumiblemente césped sintético y palmas tipo botella, como parte de la llamada regeneración de la mencionada avenida.

A decir del colectivo estas acciones atentan contra el espíritu del slogan “Tierra de Aves y Cascadas” que se sobreentiende debe promover un desarrollo natural y no artificial, además de construirse con especies nativas del cantón y provincia, esto último considerando a las palmas tipo botella.

Es necesario recordar que el Código Orgánico del ambiente en su artículo 152 reconoce como de interés público el establecimiento, conservación, manejo e incremento de árboles en las zonas urbanas, priorizando los árboles nativos; así como el artículo 153 que establece que los Gobiernos Autónomos Descentralizados Municipales fomentarán la participación ciudadana individual y organizada en la gestión del arbolado urbano.

Mas importante aún, el artículo 155 del mencionado Código establece: Remoción de árboles. Toda práctica silvicultural de los Gobiernos Autónomos Descentralizados Municipales o Metropolitanos que pueda disminuir el número de árboles, deberá considerar un análisis técnico que justifique su acción y contemple una propuesta alternativa, que entre otros criterios incluya actividades de repoblación de la misma cantidad de árboles reubicados o eliminados.

Para estas actividades se priorizarán las especies nativas y que su reubicación, de ser posible, sea en el mismo sector o los colindantes. El Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal tendrá la obligación de consultar a los ciudadanos a quienes esta medida afecte.

Los anteriores, son algunos de los aspectos legales que deben tomarse en cuenta por parte de las autoridades, además de algunos temas técnicos relacionados con los impactos ambientales negativos que podría acarrear el césped sintético, que por tratarse de un material artificial tendría un efecto contrario al de un parterre natural cuyo propósito es disipar el calor ocasionado por el asfalto de la vía, entre otros.

El colectivo que no se opone de manera alguna al desarrollo de la ciudad, hace un llamado a las autoridades para que se consulte a la ciudadanía previo a continuar con las actividades y se busquen alternativas más amigables con el ambiente y la flora y fauna local.