La mañana de este lunes 13 de julio la Fiscalía informó que el Juez Marco Guerra dictó prisión preventiva para Abraham Muñoz, entrenador y amigo de Daniel Salcedo y su hermano Edgar Muñoz. Además, para Álvaro Ponce, exdirector del Hospital del Guasmo, Erick Ponce, jefe de farmacia, y Víctor Chele, funcionario de farmacia de la misma casa de salud.

La Fiscalía investiga la comercialización, durante la emergencia sanitaria, de medicamentos para el COVID-19 donados al IESS.

La noche de este sábado, la Fiscalía informó de la detención de cinco personas en los operativos ejecutados en Guayaquil, Durán y Daule. Entre los detenidos se encontraba Abraham Muñoz.

El entrenador fue detenido en la casa de su hermano, ubicada en Mucho Lote 2, etapa Paraíso del río uno, en Guayaquil.

La orden para entregar las medicinas a Abraham Muñoz habría sido emitida por el propio director del Hospital del Guasmo, Álvaro Ponce. Según las investigaciones, Poce verbalmente le ordenó a Victor Chele y este encargado a su vez a Erick Ponce.

Venta de medicina

Las autoridades detuvieron a Muñoz tras ser identificado y denunciado como una de las personas que vendía medicina exclusiva del IESS. Por lo que la Fiscalía abrió una investigación el 8 de julio de 2020.

De acuerdo con las denuncias, vendía las medicinas por más de USD 2 000, cuando esta valorada en USD 300. La Fiscalía también indaga quienes fueron los funcionarios públicos que entregaron la medicina.

El pasado lunes, Muñoz junto a su abogada rindió su versión en Fiscalía por fraude procesal dentro de la investigación de la fuga de Daniel Salcedo. En este proceso Abraham Muñoz presentó una denuncia por suplantación de identidad, tras descubrir credenciales con su nombre en el accidente aéreo.

Testimonios de ciudadanos

Testimonios de ciudadanos que identifican a Abraham Muñoz como quien vendía medicinas del IESS durante la pandemia siguen apareciendo

Entre los testimonios se destaca la rabia de quienes recuerdan haber buscado en el medicamento, ofertado por Muñoz en redes sociales, al buscar una alternativa para salvar a su familiares.

Muchos no lograron comprar el medicamento al no reunir el dinero, sin embargo, dan fe de que Abraham Muñoz vendía este medicamento.