24 años de la presea de oro en manos de Jefferson Pérez en Atlanta

Hace 24 años, los titulares de los medios de comunicación de Ecuador y el mundo resaltaban el triunfo del cuencano Jefferson Pérez, quien ganó medalla de oro en los 20 km marcha en las Olimpiadas en Atlanta, Estados Unidos, en 1996.

Alrededor de las 08:00 de un viernes 26 de julio, el ecuatoriano Jefferson Pérez ingresó al olimpo para escribir su nombre y el del país.

Por esa histórica y hasta ahora, 24 años después, la única presea dorada conseguida por un atleta ecuatoriano, el Gobierno Nacional de ese entonces, a través del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, mediante Acuerdo Ministerial No. 3401, firmado el 24 de julio de 1997, designó el 26 de julio como «Día del Deporte Ecuatoriano».

La memorable carrera que hizo el andarín azuayo quedó grabada en la memoria de millones de ecuatorianos que vieron por televisión la hazaña. Solo unos pocos tuvieron el privilegio de presenciar la carrera en persona.

Este domingo 26 de julio, esta heroica hazana deportiva sigue vigente en la memoria colectiva. En Twitter es tendencia la fecha.

En esta misma red, la ministra de Educación, Monserrat Creamer, indicó que «en este 26 de julio, a todos los deportistas ecuatorianos, felicitaciones en su día.

Recordemos en que en un día como hoy, Ecuador obtuvo su primera medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, en manos de Jefferson Pérez. Como Ministerio de Educación apoyamos a nuestros estudiantes en el deporte y los invitamos a continuar en este camino porque promueve nuestra salud y desarrollo integral».

Asimismo en su cuenta de Twitter, Jeffreson Pérez colgó un video con este mensaje: «Hace 24 años logramos un gran triunfo para nuestro país, un triunfo que costó mucho trabajo y lo conseguimos entre todos. Gracias al optimismo, la esperanza y la perseverancia de cada uno de nosotros.

Hoy tenemos el resto de sacar adelante a nuestro país y lo vamos a lograr juntos apoyando a nuestra gente y su campo. Recordemos los triunfos del pasado, pero celebremos que estamos sembrando los logros del mañana».

«Ecuador puede, siempre ha podido, tenemos optimismo y esperanza, te lo digo yo que nací en esta tierra al igual que nuestra siembra.

Brindemos por nuestro país y nuestros agricultores; aprovechemos esta oportunidad para inspirar a los demás y trascender. Vamos a sembrar juntos un nuevo Ecuador».