Los baches y huecos a lo largo de la vía Dorado – Guayzimi se han convertido en un verdadero problema para los conductores de todo tipo de vehículos, que deben esquivar decenas de baches y más irregularidades para no dañar sus vehículos.

Con las lluvias, el desgaste de la calzada en diferentes tramos, es más notorio ya que en algunos sitios, se encuentra ya no con baches, si no con pozas, que mientras pasa el tiempo se vuelven más grandes.

Ante esta difícil situación, que afecta severamente a los profesionales del volante, y por ende la economía de decenas de familias del cantón, que dependen del buen estado de las vías para comercializar sus productos a los mercados, el alcalde de Nangaritza, Fredy Armijos Pérez, gestiona constantemente, ante las autoridades competentes, el reinicio de los trabajos y la culminación del asfaltado de esta vía que mejorará notablemente la calidad de vida, las condiciones de salud y urbanidad, de muchas familias de los cantones Nangaritza, Paquisha y Centinela del Cóndor.

Cabe indicar que en el mes de diciembre del 2019 se retomaron los trabajos, ilusionando al pueblo nangaritcense, que el asfaltado llegaría hasta la ciudad de Guayzimi, cuya culminación de la obra sería en agosto del 2020; sin embargo, esta propuesta ha quedado en meras expectativas, y no posibilita el logro de los objetivos de un cantón que tiene tendencia al crecimiento productivo y turístico.


Municipio de Nangaritza presentó oficios ante las autoridades y ministerios correspondientes, donde solicita se intervenga inmediatamente con los trabajos de mantenimiento emergente y la culminación del asfaltado, a fin de lograr el cumplimento de un sueño colectivo de un cantón fronterizo.

OFICIOS

Aspiramos que las autoridades provinciales se sumen a esta gestión.