Entonces, en concreto, ¿cuánto debe Barcelona SC?, le preguntó EL UNIVERSO a José Francisco Cevallos en una entrevista publicada el 22 de septiembre de 2019, días antes de su derrota en los comicios del club, en los que el exarquero buscaba la reelección presidencial.

La respuesta del directivo fue: «$29 millones y medio». Y repitió Cevallos en esa charla varios de las cosas que mencionó cuando asumió el cargo, en 2015.

«Recibimos una institución con un déficit de $ 36 millones (en otras ocasiones dijo $35 millones) y hoy, con corte hasta julio (de 2019), lo hemos bajado a $29,5 millones.

Hemos ido solucionando algo que heredamos de anteriores administraciones». Sin embargo, las cifras que el expresidente canario proporcionó sobre la deuda no coinciden con las que habría arrojado la auditoría de la firma PKF, contratada por ocho notables socios canarios y «con corte al 30 de septiembre de 2019” -como se explica en la carta enviada por esos socios que pagaron a PKF, en la que le piden a Carlos Alfaro Moreno hacer públicos los resultados-, ocho días después de la conversación de Cevallos con EL UNIVERSO.

Una fuente de EL UNIVERSO, que tuvo acceso a los resultados de la auditoría, afirmó que el monto de lo que se debe rebasa al que citó Cevallos. «La deuda de Barcelona, según lo auditado, es de $51 millones. Pero al club le ingresaron $100 millones en el mismo periodo; es decir, se gastaron $151 millones», enfatiza.

El presidente vitalicio de Barcelona Jaime Nebot, los expresidentes Isidro Romero (campeón en 1985, 1991 y 1995, y finalista de la Copa Libertadores 1990), José Tamariz (bicampeón 1980-1985), Nicolás Romero (asumió tras la huelga en 1975) y Julio Jurado, titular de la Asociación Barcelona Astillero, además de Santiago Salem, Juan José Vilaseca y Esteban Amador, cuyos ancestros fueron notables dirigentes de barcelonistas, son quienes corrieron con los gastos de la auditoría.

Hace una semana, en radio Huancavilca, Cevallos volvió a tocar el tema de lo adeudado por Barcelona, aspecto que durante su primera campaña presidencial prometió averiguar, así como fincar responsabilidades por el déficit y procurar que la justicia ordinaria castigara a los culpables de la debacle financiera (aspectos que no cumplió).

«Nosotros tuvimos que dejar de pagar nuestras deudas para pagar deudas anteriores. Me dirán ‘pero no pagaste (por Ariel) Nahuelpán’. Sí, pero pagamos a FIFA entre 8 o 9 millones de dólares y ahí está la plata. Nosotros pagamos en toda nuestra faceta dirigencial alrededor de $23 millones», contó en la emisora.

El monto de la deuda variaba según el directivo que hablara del caso durante la gestión de Cevallos. En septiembre de 2018 diario El Comercio publicó que “el vicepresidente (financiero) de Barcelona (Juan Alfredo Cuentas) reveló (al rotativo quiteño) la cifra real de la deuda con la que asumieron el club, en octubre de 2015.

El valor total sería de $ 41 millones, según la auditoría que presentaron en asambleas anteriores”. Y se añade: “En la auditoría se reveló que la deuda total era de $ 27 millones, pero a eso había que sumarle contingencias por $ 14 millones”, afirmó Cuentas, antes de ingresar a la asamblea extraordinaria de socios que se realizó este 27 de septiembre”.

La nota aclara que “las declaraciones del directivo (Cuentas) se contraponen a las que dio en marzo de 2016, cuando dijo que el valor certificado más contingencias y cargas impositivas podría llegar a $ 32 millones.

Ante esa contradicción, el dirigente se negó a dar un valor exacto del déficit actual del equipo, cuando la directiva que integra está por cumplir tres años de gestión”. ¿Los $ 40 millones de deuda que denuncian los socios es falsa?”, se le cuestionó a Cuentas en noviembre de 2018.

Así contestó: «Pregúntele a ellos (a los socios). Yo he dejado pasar, pero sí me apena que en algunos medios cualquier persona tira una cifra y se lo transcribe. Parece que es un tema que pasa de lo deportivo a lo político ¿Qué provoca tanto alboroto?”.

En otros casos, ante los cuestionamientos de cuánto debía Barcelona, y tal vez para no dar más cantidades distintas, como ocurría con frecuencia, la dirigencia prefería el silencio absoluto.

En aquella asamblea extraordinaria de socios del 27 de septiembre de 2018 a Cevallos le preguntaron siete veces el monto real de la deuda de Barcelona, pero en igual número de ocasiones no respondió a los toreros.

La fuente de EL UNIVERSO, al referirse a lo encontrado por la auditoría de PKF, comenta que «está muy sorprendido por los resultados». Los socios notables de Barcelona dejaron claro en su misiva del martes pasado a Alfaro Moreno y a Xavier Salem, actual vicepresidente financiero, que «cabe mencionar que, acorde al contrato suscrito con PKF, se cuenta con la correspondiente autorización para que el resultado de esta auditoría (a Barcelona) pueda hacerse público”.

Sobre este tema la fuente de EL UNIVERSO consideró; «Esto es fundamental. Que no pongan (los directivos canarios) ninguna excusa para que sea público» el informe de la empresa auditora.