Esta tarde el presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, Francisco Egas, presentó una acción de protección, ante la justicia ordinaria de Ecuador, con medidas cautelares en contra del directorio de la FEF, algo que ante los ojos de la FIFA y Conmebol, está prohibido.

La revista ESTADIO pudo contactar al abogado especializado en derecho deportivo, David Norero, para conocer en detalle, las posibles repercusiones sobre lo sucedido, llegando a calificar de «peligrosa» la decisión del dirigente quiteño que el viernes pasado, fue removido de su cargo por seis de los nueve miembros del directorio de la Federación.

«Se está poniendo en riesgo el fútbol ecuatoriano, porque la cabeza de este organismo, Francisco Egas, que lo ha ratificado tanto la FIFA como la Conmebol, ha puesto una acción de protección en la justicia ordinaria, lo cual está prohibido en los estatutos de la FIFA y Conmebol, son obligaciones que no podemos desentendernos», empezó hablando Norero, advirtiendo el riesgo de recibir una sanción de parte de la máxima autoridad que rige el fútbol a nivel mundial.

Profundizando, Norero señala que el accionar de Egas debió ser otro: «En este caso Egas debía ir a la justicia del fútbol, es una consecuencia gravísima para el Ecuador, porque ahora esta información llegará a los organismos internacionales, de cómo Francisco Egas se pasó por encima la justicia de fútbol a la ordinaria»

«Es peligroso, porque viola el principio de autonomía regido en el artículo 7 del estatuto de la FEF, como lo establece la FIFA y Conmebol, haciendo énfasis en la injerencia de política y justicia ordinaria en los asuntos del fútbol», señala el jurista respaldado por el estatuto y remarcando las probabilidades de una sanción de parte de la FIFA.

Para finalizar, Norero cree que a pesar de haber sido publicado la acción de protección la tarde de este jueves, no se pueda suspender el congreso extraordinario, que se tiene previsto para este viernes 1 de mayo: «La acción de protección, mientras no sea notificada al directorio de que existe una acción de protección, no surte efecto, porque deben ser notificados, por medio de la FEF, para saber si el juez ha dispuesto como medida cautelar, paralizar el congreso.

Por lo que el congreso sigue en pie».