El nuevo ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, informó que este lunes no llegarán a Ecuador las 2 millones de pruebas para detectar el COVID-19 que la exministra Catalina Andramuño había anunciado este fin de semana, poco antes de renunciar a su cargo.

“Lamento informar a la ciudadanía que estas 2 millones de pruebas no van a estar disponibles hoy de acuerdo al proceso que la ministra anterior siguió, no he encontrado ninguna prueba de que así sea”, dijo Zevallos.

Indicó sin embargo, que esta semana sí llegarán al país 200.000 mil pruebas entre las denominadas PCR y las llamadas pruebas rápidas “que cuantifican la cantidad de anticuerpos, es decir, la respuesta inmunológica que uno tiene”, explicó el ministro.

“Cerca de 200.000 pruebas llegarán esta semana, no las dos millones, pero lo importante es que en este momento no tenemos escasez de pruebas.

Estamos preparados para asumir esa responsabilidad, las pruebas están”, agregó. Contrario a lo que había sentenciado la exministra de Salud en su carta de renuncia, según Zevallos el Ministerio sí cuenta con todos los insumos médicos necesarios para afrontar esta crisis sanitaria.

Él estimó en alrededor de 120 millones de dólares el monto destinado a Salud por el Ministerio de Economía y Finanzas para la emergencia por el coronavirus. Dijo además que el distanciamiento social es necesario para poder bajar la curva de contagios.

“El virus si bien se va a quedar, no va a afectar a la población de manera indefinida, el virus vive un determinado tiempo, pero lo que estamos viendo es que la única manera, más fiable, es que la gente a través de este distanciamiento social ayude a parar la curva”, sostuvo.

Desde este lunes el Ministerio de Salud y sus autoridades harán base en Guayaquil, ciudad en la que se concentran el mayor número de casos de contagio del COVID-19, 526 en total. Respecto al protocolo para el tratamiento de los cadáveres de personas que fallezcan por coronavirus, el ministro fue enfático al determinar que la ciudadanía no podrá despedir a sus familiares como se debería, debido a que el contacto social en velorios y entierros está prohibido durante la emergencia.

“Hay un protocolo muy específico que se va a implementar en los hospitales, sitios donde hacen cremaciones y funerarias en general. No solo el manejo del cadáver es importante, sino también el transporte del cadáver y cómo vamos a poner ese cadáver, la cremación es lo ideal, si esto se desborda y hay más muertes, hay un plan B sobre esta disposición”, informó.